| 2/7/2014 5:00:00 AM

Estafa a nombre de DMG

Invierta un millón de pesos y en 48 horas gana tres veces más. Esa es la modalidad de los estafadores en varios municipios de Cundinamarca.

Luego de la crisis económica-social de 2008 por cuenta de las pirámides en Colombia, parece que el fantasma no desaparece.

Una vez el Gobierno intervino varias empresas por captación ilegal de recursos tras decretar estado de emergencia social, se pensó que la amarga experiencia para miles de inversionistas afectados había quedado en el pasado.

La Superintendencia Financiera de Colombia como entidad de vigilancia no cesa en advertir a la ciudadanía en evitar hacer cualquier tipo de inversión en firmas que no den garantías y tengan dudosa procedencia, además que no están bajo la inspección de este órgano rector.

Sin embargo, después de seis años este fenómeno no ha desaparecido en Colombia y cada día surgen más captadoras en diferentes regiones del país.

Los mayores afectados fueron los clientes de DMG Grupo Holding S.A., encabezada por David Murcia Guzmán, creador y principal accionista de la firma y quien fue extraditado a Estados Unidos donde fue juzgado por lavado de activos.

Precisamente una parte de los afectados aún conservan una esperanza de recuperar lo perdido después de que estalló el escándalo.

Surgieron nuevas denuncias de estafa esta vez en varios municipios de Cundinamarca, en especial los de la sabana como Facatativa, Funza, Madrid, Mosquera, entre otros.

Dinero.com conoció una nueva modalidad de estafa en la que llaman a invertir una cantidad de dinero la cual se multiplica significativamente a cuenta de unas horas.

Se está operando bajo el nombre de DMG lo que ha llevado a que las primeras víctimas sean los que ya perdieron en el pasado con esta captadora ilegal y que buscan de alguna manera recuperar algo de capital.

Uno de los afectados (con nombre bajo reserva), sostuvo que la información la hacen llegar a través de volantes con unos números de teléfono, los cuales describimos (311 2899053 o 320 3522270). 

El contacto es John Jairo Arias, que igual la llamada no es contestada por él sino por una supuesta asistente llamada Daniela.

La mujer da la explicación de cómo es la inversión, la cual tiene que ser de mínimo un millón de pesos y a la vuelta de 48 horas puede tener rentabilidades de hasta $9 millones. Por mal que le vaya se gana $3 millones.

Pero de eso tan bueno no dan tanto, y empieza el negocio oscuro y la gran estafa que han sufrido varios ciudadanos.

Después de un lavado de cerebro, según comenta otro afectado, mandan a poner los recursos por envió, en especial en oficinas de Servientrega, a nombre de Karen Margarita Sánchez Beltrán con número de cédula 52.446.060 a una dirección en el barrio Álamos, en la ciudad de Bogotá.

Es la Transversal 93 No 64 47 donde se encuentra un Efecty y donde se reclama presuntamente por la señora en mención, todo el dinero consignado por los ahorradores.

Las víctimas que confían a ciegas, esperan en vano el retorno de su dinero el cual a la fecha y luego de varias semana no llega.

Lo cierto es que las autoridades locales no se han percatado del tema pese a la queja de varios afectados, aunque la gran mayoría teme identificarse y hacer denuncias por miedo a retaliaciones al considerar que se trata de bandas peligrosas.

Dinero.com se dio a la tarea de verificar las versiones con los números suministrados llamando a los mismos y encontró total veracidad.

Estos grupos operan bajo el nombre de DMG como una forma de estrategia pero hasta el momento las versiones apuntan a que nada tienen que ver estas organizaciones con la empresa liquidada.

El llamado es para los inversionistas, clientes y ciudadanos para que no caigan en estas trampas de estos personajes que buscan quedarse con su dinero.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?