| 11/18/2014 6:00:00 AM

Fondos inmobiliarios se mueven por el camino espinoso

El modelo de negocio que aplican podría dejarlos con grandes activos construidos sin arrendar, deteriorando la rentabilidad para sus inversionistas.

La estrategia que están aplicando los fondos inmobiliarios en Colombia tiene en alerta el negocio, arriesgándose a quedar con inventario construido sin arrendar y saturando el mercado inmobiliario con bienes de baja comercialización por su tamaño.

Así lo expone el gerente general del Grupo Oikos, Luis Aurelio Díaz, quien advierte que esas empresas que están entrando a Colombia deben cambiar su estrategia de desarrollo inmobiliario hacia procesos sostenibles de arriendo de futuros. “El sector de la construcción a finales de los noventa logró superar la crisis desarrollando modelos de preventas en fiducia, cambiando la mentalidad de los inversionistas y compradores hacia la compra de futuros”, recuerda.

Explica que ese modelo obligó a los constructores a no dar inicio a los proyectos hasta alcanzar un punto de viabilidad financiera conocido como punto de equilibrio, lo que disminuyó de manera eficaz el riesgo de los proyectos y permitió dar un crecimiento sostenido al sector, evitando que el inventario de producto terminado en manos de los constructores fuera alto y quedara atomizado el riesgo del crédito a largo plazo entre los compradores.

En opinión del directivo del Grupo Oikos, los fondos Inmobiliarios que están entrando a Colombia deben cambiar su estrategia de desarrollo hacia procesos sostenibles de arriendo de futuros, pero “al parecer han ignorado la importancia en la cultura empresarial colombiana, en la que adquirir los activos es parte vital de la estrategia de las compañías a largo plazo, lo que sumado a las bajas tasa de financiación con las que cuenta actualmente el mercado financiero, reduce de manera relevante el mercado interesado en arriendos a largo plazo”, dice .

Díaz sostiene que Colombia es un país con una tasa de crecimiento superior al promedio de América Latina, pero su capacidad de colocación de inmuebles en arriendo sigue siendo reducida en comparación al volumen de metros cuadrados que se proyecta desarrollar por los fondos inmobiliarios en oficinas, industria y comercio.

En este aspecto, “los bancos y fiduciarias lograron que el mercado de la construcción siguiera un proceso de crecimiento sostenible, vigilando que los proyectos no inicien sin que sus puntos de equilibrio se hayan alcanzado y tengan una dinámica que les permita finalizar sus ventas durante la construcción”, señala el gerente de Oikos, quien afirma que ese control desaparece con la entrada de grandes fondos inmobiliarios al país, ya que no requieren en muchas ocasiones financiación para dar inicio a la construcción de los proyectos, sin haber colocado en arriendo o ventas un solo metro cuadrado del proyecto.

“Esperemos que estos nuevos jugadores del sector de la construcción manejen sus importantes inversiones de manera responsable, para poder continuar con un sector de la construcción con indicadores sanos que le ofrezca al país un desarrollo en metros cuadrados, acorde al crecimiento”, concluye Luis Aurelio Díaz.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?