| 5/11/2015 5:00:00 AM

Profesores en Venezuela viven con $52.500 al mes

El primero de Mayo Nicolás Maduro decretó un incremento del 30% en el salario mínimo. Esta fue la segunda vez que lo hizo en 2015 y la número 30 desde que el “Chavismo” llegó a Miraflores.

Aunque el Gobierno venezolano ha tratado de todas las formas de ocultar la realidad de su país, basta con echar un vistazo a los salarios de los venezolanos para notar que algo con del “socialismo del siglo XXI” no anda bien.

El pasado primero de mayo, durante la celebración del Día Internacional del Trabajo, el presidente del vecino país, Nicolás Maduro, decretó un aumento salarial del 30% para quienes ganaban el mínimo.

Tras la popular medida, el salario mínimo de los venezolanos pasó a ser de 7.309,20 bolívares fuertes. A la tasa de cambio del mercado negro que se maneja en la frontera con Colombia (Cúcuta) donde por cada dólar se pagan 268,18 bolívares, el salario mínimo de los venezolanos sería de alrededor de US$27,3. Es decir, si la situación económica de Venezuela fuera igual en Colombia, los trabajadores que hoy reciben un sueldo de $644.350 pasarían a ganar mensualmente $65.074.

Si la tasa de cambio que utilizáramos fuera la del SIMADI, Sistema Marginal de Divisas, establecida por el Banco Central de Venezuela, habría que pagar 198,91 bolívares fuertes por cada dólar, o sea que el mínimo equivaldría a US$36,7, unos $87.736.

Tan grave como es ese salario mínimo de Venezuela, una vez se hace la conversión a otras monedas, es el hecho de que mientras la inflación de Colombia podría terminar el 2015 por encima del 4%, en Venezuela, entidades como el Institute of International Finance (IIF) ven este indicador sobrepasando el 120%.

LatinFocus por su parte es un poco menos pesimista, ven una contracción del PIB venezolano del 4,9% vs 7,5% del IIF y una inflación del 100% que a finales del 2016 llegaría a niveles 70,3%. Igual, no deja de ser un panorama escalofriante.

En Colombia, Gobierna y Junta Directiva del Emisor, encienden las alertas por las presiones inflacionarias, mientras tanto en Venezuela, Maduro acude a medidas populistas, como lo fue el incremento salarial, el segundo de este año y trigésimo de los últimos 16 años de revolución.

Los venezolanos lentamente han ido colmando su paciencia. Los ánimos en las calles se caldean al punto que muchas de las medidas tomadas por Maduro son rechazadas. Los últimos en hacerlo fueron los profesores, pues con el incremento decretado pasaron a ganar menos que los obreros.

Pero no fueron los únicos, (médicos, enfermeros, maestros de la escuela primaria y secundaria y profesores universitarios) cuyo pago depende de los marcadores establecidos en los contratos colectivos, reprocharon la medida.

Los salarios de los catedráticos ubicados en los escalafones más bajos (instructor y asistente) de las universidades más reconocidas del país están por debajo del nuevo pago obligatorio para los obreros, ganan US$22, unos $52.527.

El salario en Colombia termina siendo 8,9 veces el venezolano si se compara con la tasa del mercado negro, con la del Banco Central es 6,34 veces más grande y si se compara con el de los profesores…¿será que a la izquierda le suena atractivo el socialismo del siglo XXI?


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?