| 7/22/2011 8:00:00 AM

Días cruciales

La emisión de acciones de Ecopetrol entra en una etapa definitiva. Al cierre de esta edición se estaban definiendo los montos y precios. Todo indica que será menor a lo esperado por el mercado.

El 22 de julio, en el momento de circulación de esta revista, la junta directiva de Ecopetrol tenía programada la definición de los montos y valores de la emisión de acciones que debe empezar el 27 de julio y terminar a mediados de agosto.

Se inicia de esta manera el primero de dos procesos que se avecinan: por un lado, una emisión de acciones hasta por 9,9% para capitalizar la empresa y atender las necesidades de recursos para su crecimiento; y, por otro, la decisión del Gobierno de vender otro 10% con el que busca financiar obras de infraestructura y enfrentar, entre otras cosas, los desastres que ha causado la ola invernal. Estas dos movidas, en total, podrían tener un valor cercano a los US$16.000 millones, unos $32 billones.

La decisión de la administración de sacar adelante el proceso de emisión de acciones deja atrás las discusiones al interior de la junta sobre los tiempos en los que deberían salir los dos procesos y la manera de articularlos.

“Fue una discusión grande”, asegura una fuente de la empresa. Los hechos terminaron cuadrando las cosas: hoy el Gobierno no tiene autorización para la enajenación y le falta el paso por el Congreso. En ese escenario, la compañía tenía dos opciones: esperar un año más o hacer la emisión. “Y era mejor diferenciar cada uno de los procesos”, advierte la fuente.

Aunque al cierre de esta edición no se conocían oficialmente los montos y valores de la operación, el presidente de la petrolera, Javier Gutiérrez, en versiones de prensa anunció que podría estar entre $2 billones y $3 billones; es decir, un cifra menor a 2%, del valor de la compañía.?A pesar del ‘bajo’ porcentaje, es una emisión enorme si se considera que los Fondos de Pensiones ya no podrán participar activamente, pues han llegado al límite regulatorio, sumado al gran número de emisiones que se están dando en el mercado, como Avianca, Aval, Nutresa, Éxito, y las otras que se esperan, como la de Petrominerales y la segunda de Davivienda, entre otras. Si bien el mercado de valores colombiano ha sorprendido con su capacidad y sobredemanda, la pregunta es si hay o no recursos suficientes para atender esta oferta.

¿Por qué un porcentaje tan bajo, cuando algunos analistas habían considerado un escenario de 5%? Dos razones pueden explicar esta decisión. La primera, que la empresa en el corto plazo tiene cubiertos sus planes de inversión. Según cálculos de la petrolera, cuenta en caja con $7 billones; lo que le permitiría atender las inversiones de este año y de parte de 2012. Además, el comportamiento del precio del petróleo favorece sus ingresos: el presupuesto se hizo sobre una base de US$63 por barril y el precio internacional, en promedio, ha bordeado los US$90.

La segunda, dar el siguiente paso: el desarrollo de mercados internacionales. Ecopetrol obtuvo en 2007 la autorización –a partir de la Ley 1118– para emitir el 20% de nuevas acciones que le permitan a la compañía buscar recursos y apalancar en parte su expansión. Ese año sacó al mercado 10,1%, quedando un remanente de 9,9%. Esta ley obliga a la empresa a que la segunda ronda de emisiones sea hacia los mismos mercados (fondos solidarios y público en general), pero para las restantes rondas, como explicó tras la asamblea de marzo Javier Gutiérrez, presidente de la empresa, “no tendríamos restricciones de a qué mercados salir y a qué públicos ofrecerlas”.

Ecopetrol debe tener una mayor figuración en bolsas extranjeras, más ahora que, gracias a sus resultados, logró entrar al selecto grupo de las 500 empresas más grandes del mundo, según la revista Fortune.

“En el caso solo de la emisión, considero que habrá una ronda en la que puedan participar extranjeros”, advierte José Fernando Restrepo, de Interbolsa. El otro tema pendiente es cómo ha de pasar por el Congreso la autorización de la enajenación del 10% restante. Para el senador Efraín Cepeda, de la comisión Cuarta, donde se analizará el tema, tiene que verse desde dos ángulos. El primero, el trámite por el Congreso que él considera no tendrá traumatismos porque son recursos para atender la reconstrucción de infraestructura que dejó afectada la ola invernal. El segundo, la oportunidad de la venta, “para que no se dé un exceso de oferta de acciones que afectaría el precio”, dice el congresista.

Según Cepeda, el proceso debe darse bajo el modelo de democratización, “pero con una oferta amplia y sin restricciones ni en el país ni en el exterior. Es sano que la acción se transe en otras bolsas”, agrega.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?