| 12/9/2013 1:00:00 PM

¿Quién es Gustavo Petro?

Muchos dicen que ha debido quedarse en el Congreso, otros coinciden que sin duda es un muy buen alcalde, pero lo cierto es que faltando unos meses para terminar su mandato, la ciudad es la que queda en el limbo.

Si por algo se ha caracterizado el actual mandatario capitalio Gustavo Petro, es por ser un luchador anticorrupción incansable, primero en el Congreso y anteriormente en el M-19, grupo guerrilero al que perteneció en su juventud. Nació en 1960 en Ciénaga de Oro, en departamento de Córdoba, lugar que abandonó para irse y educarse en Zipaquirá, pueblo vecino de Bogotá, donde a los 21 años, ya graduado en Economía por la Universidad Externado de Colombia, se vinculó al M-19 y asumió sus primeras responsabilidades políticas como personero.

Su vocación social le llevó a construir el barrio Bolívar 93 para familias pobres, pero en 1985 el asentamiento fue reprimido por la Fuerza Pública y Petro detenido en virtud a un decreto de estado de sitio. Pasó dos años encarcelado, que dedicó a enseñar a leer a otros presos, y esa situación le eximió de responsabilidad en la toma guerrillera del Palacio de Justicia, en noviembre de 1985, que derivó en una gran matanza cuando el edificio fue tomado por la Fuerza Pública.

Petro se integró de lleno a la vida política tras la desmovilización del M-19 por un acuerdo de paz con el Gobierno del entonces presidente Virgilio Barco (1986-1990). Su primer cargo fue como agregado diplomático en la embajada de Colombia en Bélgica, donde completó sus estudios superiores en la Universidad de Lovaina. Luego fue representante a la Cámara de Representantes en dos periodos (1991-1994 y 1998-2006), una vez que la Asamblea Constituyente, en la que participaron exmiembros del M-19, dotara al país de una nueva Carta Magna.

Como congresista demostró sus dotes de buen orador, pero sobre todo se ganó un lugar en la historia política de Colombia por sus acreditadas denuncias contra la corrupción y de violaciones a los derechos. Esa tarea de control parlamentario llegó a su culmen entre 2006 y 2010, como senador y durante el segundo Gobierno de Álvaro Uribe, del que fue un acérrimo crítico y opositor.

En representación del izquierdista Polo Democrático Alternativo (PDA), Petro denunció desde el Senado, entre otras tramas corruptas y criminales, el escándalo de la "parapolítica". Destapó así los vínculos económicos y políticos de las temidas y sanguinarias Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) con políticos, lo que llevó a investigar, procesar y encarcelar a un tercio de los miembros del Congreso de entonces, la mayoría oficialistas. También denunció los "falsos positivos", es decir, ejecuciones extrajudiciales de civiles por parte de la Fuerza Pública que les hizo pasar por guerrilleros muertos en combate. Y el escándalo de las "chuzadas": el espionaje ilegal practicado desde la central de inteligencia contra opositores, magistrados, periodistas y defensores de los derechos humanos, y del que él mismo fue víctima.

En 2010 se presentó a las elecciones presidenciales por el PDA y quedó en el tercer puesto por detrás del oficialista y vencedor, Juan Manuel Santos, y el candidato del Partido Verde, Antanas Mockus. Con ello dejó el Senado, pero no las denuncias de corrupción que en ese momento salpicaron a miembros de su propio partido, en concreto, al entonces alcalde de Bogotá, Samuel Moreno, y a su hermano, el senador Iván Moreno.

Al no encontrar apoyo en su propio partido, Gustavo Petro abandonó el PDA y fundó el Movimiento Progresistas, con el que tras una masiva recogida de firmas hoy ganó la Alcaldía de Bogotá. Gustavo Petro está casado con Verónica Alcocer, con quien tiene tres hijos. Además, tiene otros tres hijos de relaciones anteriores.

El 30 de octubre de 2011 ganó las elecciones para autoridades locales y fue elegido como alcalde de Bogotá. Petro ganó con 721.308 votos seguido por Enrique Peñalosa quien obtuvo 559.307 votos. Como alcalde, Petro ha abierto varios debates y se ha enfrentado a fuertes críticas de líderes de opinión y de sus antiguos rivales en las elecciones, especialmente de Enrique Peñalosa y de Gina Parody.Su modelo para Bogotá, basado en múltiples propuestas como la fusión de las empresas de servicios públicos, el tranvía pro la séptima, la negativa a construir la Avenida Longitudinal de Occidente o la creación de un mínimo vital gratuito de agua, lo han convertido en un personaje rodeado de polémicas decisiones.


Ag - D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?