| 7/22/2014 5:00:00 AM

Confianza del consumidor será mejor que en 2013

Para Anif el buen comportamiento de la confianza de los consumidores muestra que la dinámica positiva del consumo privado se mantendría en lo que resta de 2014, superando registros de 2013.

Para la Asociación Nacional de Instituciones Financieras, Anif, el buen comportamiento de la confianza de los consumidores muestra que la dinámica positiva  del consumo privado se mantendría en lo que resta de 2014, superando los registros de 2013.

Esto se evidencia en los buenos resultados del primer semestre de 2014, gracias a la mayor disposición a comprar bienes durables por parte de los hogares y al optimismo para el cierre del año, apalancado en un desempleo decreciente.

A nivel regional, aunque Medellín sigue mostrando resultados poco alentadores,  esto es compensado con la buena dinámica de Cali y Barranquilla. Así, el consumo de los hogares cerraría el año con un crecimiento del 4.6% real, superando el 4.2% de un año atrás.

Recientemente, el Dane reveló que el PIB real de Colombia se expandió a una sorprendente tasa del 6.4% anual durante el primer trimestre del año 2014.

Dicho crecimiento está explicado, en buena medida, por el buen desempeño de la demanda interna, la cual se aceleró a ritmos del 8.7% anual, casi triplicando el 3.1% observado un año atrás. Esta aceleración fue consecuencia, por un lado, del crecimiento de la inversión al 14.6% anual, gracias al buen desempeño de la construcción y, por otro, de la expansión del consumo de los hogares al 5.1% anual (vs. el 3.6% de un año atrás).

El buen desempeño del consumo de los hogares se debe al aumento del consumo en todos los grupos de bienes, especialmente en los semi-durables y durables, los cuales crecieron un 6.8% y 6.2% anual, respectivamente.

Para analizar con más detalle el comportamiento del consumo privado Anif  hace uso del Índice de Confianza del Consumidor (ICC) calculado por Fedesarrollo, que es el indicador líder que mejor refleja el comportamiento de esta variable.

En efecto, históricamente (2004-2014), la correlación del indicador con el consumo de los hogares ha sido del 84%. Este índice se aproxima a las intenciones de gasto de los hogares a través de dos componentes: i) la percepción sobre la situación económica actual (capturado por el Índice de Condiciones Económicas, ICE); y ii) las expectativas sobre la situación futura de los hogares y el país (Índice de Expectativas del Consumidor, IEC).

Durante el primer trimestre de 2014, el ICC exhibió una desaceleración en su balance de respuestas (19.9) con respecto al trimestre anterior (22.9). Sin embargo, al compararlo con el mismo trimestre del 2013 (17.6) se observa un mejor comportamiento de la confianza de los consumidores durante el 2014.

Esto va en línea con el buen comportamiento del consumo de los hogares en el primer trimestre de 2014 (vs. 2013) ya comentado. La mayor confianza de los consumidores es consecuencia de una mejora de similar magnitud (3 puntos en el balance de respuestas) tanto en las expectativas futuras de los hogares (IEC) como en la percepción de su situación actual (ICE).

 Dicha dinámica positiva se acentúa en el segundo trimestre del año, según el ICC. Al cierre del primer semestre de 2014, el ICC presentó una clara recuperación frente al balance observado en los primeros meses del año, al alcanzar un balance de 26.6, por encima de su promedio histórico (20.5). Esta expansión está explicada, principalmente, por un buen desempeño de las expectativas de los consumidores. En efecto, el IEC mostró un balance de respuestas de 28.9 frente al 14.6 que se dio a inicios del año.

Por ciudades, el ICC muestra, en general, buenos resultados con excepción de Medellín al cierre de primer semestre de 2014. Al observar el promedio móvil de tres meses, Medellín (16.6) se ubicaba muy por debajo del promedio histórico (2010-2014) del indicador (22.5). En cambio, Barranquilla (33.3), Cali (26.1) y Bogotá (23) se encontraban por encima de este (ver gráfico adjunto).

Si bien Medellín ha presentado, históricamente, un peor desempeño que el resto de ciudades, es importante señalar que los incidentes en el sector de la construcción (efecto Space) han minado de forma importante la confianza del consumidor antioqueño.

Por su parte, Bogotá logra recuperar terreno luego de un pobre desempeño motivado por la incertidumbre alrededor de la continuidad del alcalde Petro, además de los elevados precios de la vivienda (20%-30% por encima de su promedio histórico).

Así mismo, Cali se ha venido recuperando desde inicios del 2013, como consecuencia del cambio en la administración local que modificó el rumbo e imagen de la ciudad para volverla atractiva para la IED (ver Financial Times, 2014) y los eventos internacionales. Finalmente, Barranquilla sobresale por el dinamismo proveniente del aprovechamiento de oportunidades que traen los TLCs.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?