| 9/5/2013 12:00:00 PM

Las debilidades no detienen la inversión

Los inversionistas extranjeros saben que Colombia tiene déficit en infraestructura, pero es allí donde están las oportunidades de negocios.

En medio de la promoción de inversión en el país que adelanta Proexport en Chicago, las inquietudes que surgían en los potenciales inversionistas se enfocaban en las debilidades de infraestructura y en la seguridad. 

En ese sentido, el vicepresidente de inversión extranjera de Proexport, Juan Carlos González, argumenta que son ítems en los que el gobierno está trabajando con mayor énfasis y, además, destacó que para el caso de infraestructura, ese foco de desarrollo se puede constituir en una gran oportunidad para los inversionistas.

Sostiene que afortunadamente Colombia tiene múltiples polos de desarrollo, razón por la cual se puede evidenciar que muchas empresas están llegando a Cali, Barranquilla, Cartagena porque el país ofrece una plataforma eficiente para servir otros mercados.
 
Pone como ejemplo el caso de Furukawa, que se instaló en Cali para hacer fibra óptica para atender el mercado doméstico y atender el externo aprovechando los tratados comerciales, a través de la plataforma logística de Buenaventura y una zona franca.

En eso coincide el representante de la firma holandesa TMF Group, Gonzalo García, quien reitera que son dos temas álgidos los que preocupan a los extranjeros: la seguridad en el país, donde hace falta divulgar más sobre los avances, y la infraestructura, que realmente se convierte en una buena oportunidad para los inversionistas vinculados con el sector.

TMF Group precisamente asesora a otras compañías alrededor del mundo a ingresar a cualquier mercado, teniendo como gran foco en este momento a Suramérica y con el 80% de sus clientes americanos.

Sobre la seguridad en el país, García entiende que hay un preconcepto de que Colombia no es segura y de que llevar inversión allí puede suponer un riesgo por la historia de las FARC, pero a veces la misma organización tiene que invitar a los empresarios para que borren ese prejuicio.

“La sorpresa que se llevan cuando llegan a Bogotá y ven la seguridad que hay de la ciudad y ven que pueden ir a Cartagena o a Barranquilla sin problema, a diferencia de México, que pasa por un mal momento, o Venezuela, hace que el interés por el país crezca”, dice el directivo.

Por ello, “Colombia tiene que trabajar más en demostrar que se trata de un país seguro, a donde se pueden hacer negocios porque tiene una población de habla inglesa grande”, agrega. 

Por otro lado, se encuentra el déficit en infraestructura que, según García, el gobierno está luchando contra ello, pero que puede representar oportunidades para integrarse al desarrollo de la misma.
Además, explica que el país no tiene solo a Bogotá sino que, al contrario, hay otras ciudades donde se pueden instalar centros de negocios más pequeños para reducir los tiempos de entrega. “La propiedad en Colombia todavía no es tan cara como para que esto no sea posible”, argumenta el directivo de TMF Group.

De hecho, dice que dentro de sus operaciones en Colombia tienen muchos clientes de Estados Unidos y de Europa, principalmente de España, Alemania e Inglaterra. 

García justifica el atractivo de Colombia con el hecho de que se trata del país con mayor población de habla hispana después de México, representando una ventaja de inversión tanto para empresas que llegan desde Estados Unidos como para empresas que quieren centralizarse en Colombia para llegar a otros países de la región.

“No se trata solo de los tratados de libre comercio que ha gestionado el país, sino todo los países con los que no hay ningún acuerdo desde Estados Unidos, porque a través de Colombia se pueden beneficiar”, dice el directivo del grupo holandés. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?