| 12/8/2010 10:00:00 AM

Declarada situación de desastre y emergencia económica

El presidente Juan Manuel Santos, declaró la situación de desastre y el estado emergencia económica, social y ecológica que le permite tomar acciones con fuerza de ley para responder a la crisis generada por la temporada de lluvias.

Horas antes de que el presidente Santos anunciara esta medida se celebró el primer sepelio colectivo de 11 de los cuerpos rescatados del barrio La Estrella, de Envigado, en donde el domingo un gigantesco alud de tierra sepultó a más de medio centenar de viviendas, en la peor tragedia de la temporada de lluvias.

"Tomaremos la decisión de, primero, declarar la situación de desastre, y, segundo, declarar la emergencia económica, social y ecológica a que se refiere el artículo 215 de la Constitución, inicialmente por 30 días, que pueden prorrogarse hasta 90 días", señaló en una alocución el presidente, Juan Manuel Santos.

Las medidas se decidieron durante un Consejo de Ministros extraordinario que buscó mecanismos para hacer frente a la emergencia.

El estado excepcional de emergencia económica permite al Gobierno buscar recursos económicos adicionales a los destinados por varias vías, entre ellas, la creación de nuevos impuestos o aumentar algunos de los ya existentes.

Santos detalló que se trabajará en fases: "la primera se dedicará a la labor humanitaria a dar albergue y comida" y la segunda corresponderá a la rehabilitación de vías, redes eléctricas y zonas agrícolas

"La tercera fase -que será la más grande y ambiciosa de todas- será la de reconstrucción, que implica levantar de nuevo todo aquello que esté destruido o inservible", explicó Santos.

"Las necesidades desbordan nuestra capacidad económica y han desbordado también la de los organismos especializados en la atención de desastres, que siguen haciendo todos sus esfuerzos", reconoció Santos.

Santos indicó que la crisis que vive Colombia por causa de la dura ola invernal "es la peor tragedia natural" de su historia, al señalar que nunca antes tantas personas habían resultado afectadas.

El presidente recordó que el número de víctimas supera al registrado durante el terremoto que asoló el Eje Cafetero en enero de 1999 y que dejó más de 250.000 damnificados y 4.000 heridos.

Al referirse a la tragedia que envuelve a la población de Bello, en el departamento de Antioquia, precisó que "hasta el momento se han rescatado 37 cadáveres, de los cuales al menos 14 son niños".

Los organismos de rescate y socorro buscan a unas 50 personas que todavía pueden estar bajo miles de metros cúbicos de tierra y lodo ante el desprendimiento de una buena parte de la montaña en la que se asentaba la barriada.

Unas cincuenta casas fueron sepultadas por el derrumbe, que se abatió el domingo por la tarde sobre un sector de La Gabriela.

Esta tragedia es la peor de las dos temporadas de lluvias del año en Colombia, que en conjunto dejan ya 206 muertos, 119 desaparecidos, 246 heridos y 1,61 millones de damnificados.

El alcalde de Bello, Óscar Andrés Pérez, decretó tres días de duelo y ordenó la suspensión de los eventos navideños previstos en su población para este 7 de diciembre, entre ellos el encendido del alumbrado.

Las luces de Navidad serán prendidas el próximo día 9 tras una plegaria pública por las víctimas a la que Pérez pidió llevar una vela blanca.

Unos cuatro billones de pesos (unos 2.116,68 millones de dólares) se necesitan para la atención humanitaria de los damnificados, que es el eje del interés de la llamada Sala de Crisis, que reúne a diversas dependencias, entes y organismos de socorro, y que fue instalada hoy en Bogotá por el ministro del Interior y Justicia, Germán Vargas Lleras.

 

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?