| 2/5/2009 12:00:00 AM

Debate por los carros de Bogotá

Desde hace nueve años, el primer jueves de febrero las calles bogotanas se quedan sin carros particulares. ¿Cuánto cuesta? ¿Será mejor vivir sin carros?

Como un gran obstáculo para el desarrollo empresarial de la ciudad calificó la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco Bogotá, las medidas previstas por la Administración Distrital para esta semana como es el Día Sin Carro este jueves, y la entrada en vigencia del Pico y Placa extendido en la capital a partir de mañana viernes 6 de febrero.

El director de Fenalco Bogotá, Francisco de Paula Ochoa Palacio, dice que lamenta que esta administración no hubiera tenido en cuenta otras alternativas transitorias para solucionar el problema de movilidad, tales como arreglo de la malla vial, implementación de vías expresas, parqueaderos para taxis, chatarrización del parque automotor, entre otras. El pronunciamiento del gremio obedece a las importantes pérdidas que afectan al comercio, generador del 28% del Producto Interno Bruto Distrital, y por ende a más de un millón setecientas mil personas que derivan su sustento de esta actividad.

La agremiación sostiene que sólo en el año 2000, cuando fue implementada la medida del Día Sin Carro, el comercio tuvo una reducción de las ventas del 61%, cifra que descendió a 34% para el 2008, equivalente a $34.000 millones, lo que significó pérdidas por $6.000 millones. “Este compendio equivale a cientos de personas que dejan de ser contratadas, lo que se traduce en aumento en las cifras de desempleo y limitación a la libertad de empresa e iniciativa privada”, argumenta Fenalco Bogotá.

Según el Área de Investigaciones Económicas de esta agremiación, los sectores que resultaron más afectados con el Día Sin Carro el año pasado fueron llantas, talleres y estaciones de servicio (-68,9%), servicios al comercio (-66,7%), comercializadores de repuestos (-65,5%), muebles y electrodomésticos (-43,9%), materiales para construcción (-40,6%), joyerías (-35,8%), víveres y abarrotes (-34,9%), informática y telecomunicaciones (-32,3%), calzado y cuero (-30,9%), restaurantes y servicios turísticos (-24,8%), entre otros.

Las zonas comerciales más afectadas por el pasado Día Sin Carro fueron la del Sur (-43,3%), seguida de la zona industrial (-35,5%), Norte (-34,2%), Chapinero (-33,0%), Centro (-29,3%) y por último el sector de Occidente (-27,2%).

El primer Día Sin Carro en la ciudad se realizó el 24 de febrero de 2000, fecha en la que se restringió la circulación de vehículos particulares entre las 6:30 a.m. y las 7:30 p.m., según lo estipulaba el Decreto 124.

En octubre del mismo año, la Alcaldía Mayor convocó a una consulta popular para que los ciudadanos inscritos en el censo electoral decidieran sobre los temas del Día Sin carro a partir del 2001.

La consulta aceptó la medida, por lo cual se expidió el Decreto 1098, que declaró “Prohibir la circulación de vehículos automotores en Bogotá el primer jueves del mes de febrero de todos los años en el horario comprendido entre las 6:30 a.m. y las 7:30 p.m.”.

Por su parte, el Secretario Distrital de Ambiente, Juan Antonio Nieto, asegura que esta es una medida que fue votada hace casi 10 años y lo que se hace en esta fecha es hacer cumplir una Ley. “Esto no es un invento el Alcalde de Bogotá, Samuel Moreno. A los bogotanos se les preguntó, ellos votaron a favor y de ahí en adelante se convirtió en una Ley y se cumple año tras año”. Igualmente, sostiene el funcionario, que lo que se buscó desde un principio era desestimular el uso del carro, mejorar la movilidad de la ciudad y contribuir con el tema del mejoramiento ambiental.

“Esta jornada tiene el mismo carisma ambiental sin dejar de lado la connotación de mejorar movilidad. Este año esperamos que las mediciones permitan arrojar un mejor resultado que el que se alcanzó en el 2008 y de años anteriores e incentivar más la conciencia ambiental de quienes habitan la ciudad”.

Expertos en movilidad sostienen que la Capital del país no aguanta la entrada de un carro más sin vías y sin mejoras a las que hay construidas. La falta de agentes de tránsito, la falta de cultura ciudadana por parte de quienes parquean y hacen lo que se les provoca en las calles de la ciudad, definitivamente tienen sumido a Bogotá en una de las peores crisis de su historia.

Inconformidad empresarial
Según una encuesta de opinión realizada a empresarios de Bogotá y Cundinamarca por Fenalco, arrojó que los impulsadores de la economía en sectores como Abarrotes y Licores, Artículos para el Hogar, Ferretería, Informática, Electrodomésticos, Almacenes de Cadena, Turismo, Hoteles y Restaurantes, Mensajería, Salud y Belleza, Vigilancia, Industria de Acero, Cuero, Textiles, Calzado, entre otros no apoyan la medida de Pico y Placa todo el día en la ciudad.

Por otra parte, los empresarios de regiones como Girardot, Fusagasugá y Zipaquirá, expresaron su inconformidad con la restricción de la Alcaldía Mayor de Bogotá, pues consideran que Bogotá es el centro de acopio para ejercer su actividad comercial y abastecerse de productos y servicios. También llamaron la atención sobre la afectación que traerá para el turismo en el centro del país.

Para el presidente de la Asociación del Sector Automotor y sus Partes, Asopartes, Tulio Zuloaga, esta medida además de ser arbitraria es traumática, pues su sector dejará de percibir cerca de US$400 millones con la ampliación del pico y placa y así mismo el distrito perderá en impuestos alrededor de US$120 millones. “Es una medida arbitraria no sólo con el sector sino con la economía del distrito, nuestro sector le genera al distrito el 35% de los impuestos”.

Para el presidente de Asopartes el problema de la congestión en la ciudad no son los vehículos sino la falta de malla vial, pues “Bogotá tiene un atraso 32 años de vías y realmente no se ha hecho nada en este sentido. Acá el problema no es el carro sino el atraso en el que se encuentra sumida la ciudad y la falta de movilidad a la que nos enfrentamos a diario. Esta es una media miope y lo peor es que el Alcalde de Bogotá está pasando por encima del deseo de la gente, pues la Ley que ordena el día del no carro es sólo de un día y no como se empezará a ejecutar desde mañana viernes, de dos días a la semana. Hay que respetar el deseo de la gente”.

Igualmente Zuloaga dijo que mientras que se construyen vías rápidas para mejorar la movilidad en la ciudad, es necesario modernizar el sistema de semaforización de la ciudad, el cual es obsoleto, falto de tecnología y exagerado. Además, agregó que la policía de tránsito debe preocuparse más por resolver los trancotes y no pararse a a poner comparendos por todo. También sostuvo que se deben hacer más puentes, túneles, ampliación de vías para la capital y poner en funcionamiento cuanto antes el Tren de Cercanías.

Al mismo tiempo agregó que tanto el sector público como el privado debería revisar el tema de horarios para agilizar en algo la movilidad de Bogotá, es decir, que el horario laboral en las empresas se cambie, los colegios entren más tarde y las grandes cadenas surtan sus almacenes en horas de la noche, para evitar congestiones.

Los gremios coinciden en que en lugar de reparar las vías, que impiden la movilidad, se imponen restricciones inoficiosas a los ciudadanos.

El presidente de Fedispetrol, Álvaro Yunes, dijo que es apresurado hacer un estimativo de pérdidas que tendrá el sector de los combustibles. No obstante consideró que la medida es muestra de que la movilidad se le salió de las manos al alcalde y advirtió que tendrá un efecto contrario al deseado.

Hoy en Bogotá, en total se dispondrán 33 puntos de control: 12 de emisiones, 11 para medir el ruido y 10 de gases vehiculares. Además, la ciudad contará con 1.074 buses de Transmilenio, 16.200 buses, busetas y colectivos, 50.000 taxis, 354 kilómetros de ciclo rutas, 1.478 ciclo parqueaderos, cinco puntos de hidratación y la siembra de 1.000 árboles. 

Los vehículos particulares que incumplan la medida deberán pagar $248.500.

El Día Sin Carro se realizará justamente un día antes de que entre en vigencia el nuevo Pico y Placa, que se aplicará durante todo el día, desde las 6:00 de la mañana, hasta las 8:00 de la noche, dos veces por semana para cada vehículo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?