| 6/27/2010 5:00:00 AM

Cuidado con la Sal

La mayoría de los adultosdebería consumir menos de una cucharadita de sal al día, pero sólo uno de cada 18 cumple con esa recomendación, según un nuevo reporte gubernamental.

Funcionarios de salud han señalado que los adultos no deberían ingerir más de una cucharadita de sal diaria. Incluso recomiendan que un 70% de ellos —incluyendo la gente con tensión alta, todos los afroamericanos y aquellos con más de 40 años— deberían limitar su consumo de sal a dos tercios de cucharadita.

 

"Estas no son buenas noticias", dijo Janelle Peralez Gunn, principal autora de un estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

El sodio aumenta el riesgo de padecer de hipertensión, que es una de las principales causas de enfermedades del corazón y apoplejías. El cloruro de sodio, mejor conocido como sal, es la principal fuente de sodio para la mayoría de la gente.

En general, sólo uno de cada 10 adultos cumple con la recomendación de una cucharadita de sal, señala el estudio de los CDC, pero sólo una de cada 18 de las personas que deberían consumir incluso menos, lo logra.

La investigación coincide con estudios anteriores en que la gran mayoría de la sal ingerida proviene de comida procesada o de restaurantes. Concluye también que la sal se encuentra más comúnmente en quesos, productos horneados y carnes.

"No es que los estadounidenses tomen el salero y le añadan sal a la comida", dijo Linda Van Horn, una profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Northwestern que encabeza el Comité de Nutrición de la Asociación Estadounidense del Corazón.

El estudio se basó en casi 4.000 encuestas a adultos con 20 años o mayores en 2005 y 2006.

Los participantes, en general, consumían cerca de una cucharadita y media de sal diaria.

 

 

AP

 

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?