| 6/27/2013 11:59:00 AM

¿Cuándo se pondrá la basura en su lugar?

Para las autoridades capitalinas la gestión en la recolección de basuras ha sido obstaculizada por los operadores privados.

La Administración Distrital se llenó de argumentos para justificar lo que ha sucedido con el proceso de recolección de basuras en Bogotá.

Sustenta que a partir del 18 de diciembre de 2012, día en que se vencieron los contratos con los operadores privados que por más de ocho años manejaron el sistema de basuras en Bogotá, la administración del Alcalde Gustavo Petro cambió el modelo de recolección y disposición final de los residuos cumpliendo, entre otras, con la orden de la Corte Constitucional de incluir a los recicladores como empresarios en el esquema de aseo.

Además señala el distrito que, aunque era claro que diciembre es uno de los meses en el que más residuos salen de los hogares, lo que no se preveía era que los privados cinco días antes de la fecha establecida asumieran una presunta operación tortuga en la prestación del servicio porque, según la directora de la Uaesp, Nelly Mogollón, la cantidad de basuras que llevaron al relleno Doña Juana fue menor que lo normal para el último mes del año.

Así lo muestran los datos de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp), según los cuales entre el 13 y el 17 de diciembre del 2012 hubo una clara disminución en el ingreso de basuras al Relleno Sanitario Doña Juana comparado con los mismos días del año anterior.

En 2011 ingresaron 36.946,42 toneladas en las fechas señaladas y en 2012 apenas llegaron a 29.053,29 toneladas. Es decir, dejaron de ingresar 7.893,13 toneladas al relleno en esos cinco días.

Mogollón, explica que "el ocho de diciembre deberían llegar en promedio 6.000 toneladas de residuos y hubo días en los que llegaron 3.900 toneladas". Para la funcionaria, lo que puede ser más evidente de la "operación tortuga" es que en la medida en que se firmaron los contratos con los operadores una gran cantidad de basuras comenzó a entrar al relleno.

A esta situación, las autoridades del distrito argumentan que se suma el hecho de que los operadores privados se negaron a devolver al Distrito los equipos de la operación afectando la prestación normal del servicio.

Según el Alcalde Gustavo Petro, con la no entrega de la flota los concesionarios no solo desconocieron la ley, sino la constitucionalidad porque el saneamiento básico es un derecho esencial de la humanidad.
"Acostumbrados a supeditar el poder público al interés particular poderoso, creyeron que era dictadura exigir la reversión de los compactadores. Vamos adelante: una administración donde prima el interés general", dijo Petro.

Los equipos de aseo

Según el distrito, al vencer los contratos de concesión en 2011, los operadores privados estaban en la obligación de revertir al Distrito, los vehículos y demás bienes afectos a la operación del servicio de aseo en la ciudad.

Sin embargo, según la Directora de la Uaesp, Nelly Mogollón, la Unidad gestionó en diferentes momentos de 2012, el proceso de liquidación de los contratos, sin que se hubiera logrado acuerdo alguno para la devolución de los bienes.

El pasado nueve de mayo, la Contraloría Distrital envió un control de advertencia, solicitando a la Uaesp adelantar las acciones legales pertinentes para exigir la devolución de los equipos y el resarcimiento de los daños que causaron las empresas con la negativa de entregar los elementos para garantizar la continuidad del servicio público de aseo en la ciudad.

"Llama la atención que no obstante el vencimiento de dichos contratos, el Distrito aún no tiene la titularidad y disponibilidad de los bienes objeto de la cláusula de reversión que fueron amortizados vía tarifa", explicó.

Por su parte, la Uaesp informó que avanza en el proceso de liquidación de los contratos de concesión, que van desde 2003 hasta septiembre de 2011, para definir la totalidad de elementos, software e información que deben revertir los operadores privados al Distrito.

El análisis de la cantidad de basuras que se depositaron en el Relleno Doña Juana los días previos y posteriores al 18 de diciembre, que muestra una presunta demora en los horarios y que ocasionó exceso de basuras en la ciudad, tendrá que considerarse también en el proceso de liquidación de los contratos para establecer las razones por las cuales los prestadores del servicio lo hicieron de manera irregular.

Aunque la Contraloría Distrital sugiere que la Uaesp no ha adelantado las acciones para exigir la reversión de los equipos, Mogollón explica que durante el año pasado se realizaron diversas gestiones tendientes a recuperar los vehículos, sin respuesta de los operadores.

"Estamos en el plazo de liquidación. A la finalización del mismo, se podrán iniciar las acciones legales pertinentes porque era obligación de los privados devolver los equipos y no lo hicieron. La liquidación define qué deben revertir, dado que los bienes fueron adquiridos con los ingresos generados vía tarifa por los usuarios. No son solo los equipos, también es información y el conocimiento desarrollado durante el proceso de la concesión".

Y...¿los cuestionamientos jurídicos?

La primera demanda fue radicada en el Juzgado Séptimo Contencioso Administrativo contra la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) alegando el derecho a la libre competencia. El cinco de febrero la Juez Séptima Alba Lucía Becerra la negó por "improcedente" pues, a su juicio, el Distrito actuó de manera legal al vencerse los contratos con los privados.

"La Uaesp –revela el fallo- declaró el 17 de diciembre de 2012 la urgencia manifiesta y por tanto se puede contratar en condiciones distintas a las normales". La Juez también explica en el fallo que "además del contrato celebrado con la EAAB fueron suscritos otros con Aseo Capital, Lime, Ciudad Limpia y Atesa, cuyo objetivo es la prestación del servicio de aseo en distintas zonas de la ciudad. Por ello, se puede afirmar que no existe uso de posición dominante".

El mismo abogado que presentó esta demanda radicó otra con los mismos argumentos en el Juzgado Noveno Administrativo de Oralidad. El 22 de marzo el Juez Guillermo Poveda rechazó la demanda al encontrar que el caso ya había sido estudiado y resuelto por el Juzgado Séptimo.

"No es procedente decidir sobre lo mismo, basta con advertir que este Juzgado acoge el razonamiento realizado por el anterior", indica el fallo que además califica como esencial la reversión de los equipos: "La manifestación de la Corte Constitucional califica la cláusula de reversión como esencial, el significado jurídico de ello es de mayor importancia para despertar auténtico asombro con lo sucedido en esta capital". El fallo fue compulsado a la Fiscalía General de la Nación para que haga las investigaciones pertinentes.

Razones legales


La reversión de los compactadores para garantizar la continuidad en la prestación del servicio de aseo el pasado 18 de diciembre se debió dar por tres razones principales:

·    Un mandato de la Constitución Política de Colombia que defi ne al país como un Estado Social de Derecho donde prevalece el interés general sobre el particular.
·    La Ley 80 de 1993 según la cual los contratos de concesión traen implícita la cláusula de reversión, es decir que al fi nalizar deben ser devueltos al Estado los elementos adscritos a la concesión.
·    Todos los elementos con los que se prestó el servicio de aseo fueron cancelados por los usuarios vía tarifa y por tanto son de propiedad pública.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?