| 11/15/2013 5:00:00 AM

Sector papero se vuelve puré

Costos de producción, falta de tecnificación, división de los gremios, políticas de gobierno mal direccionadas y una polilla tienen al sector al borde de una crisis más profunda.

La crisis que ha enfrentado el sector papero durante el año debido fundamentalmente al bajo precio del tubérculo, consecuencia de la sobreoferta, destapó las debilidades de la cadena en cuanto a producción, comercialización y tecnificación del sector, dejando en evidencia también la falta de políticas de gobierno para superar dichas brechas.

Luego del paro que se llevó a cabo en agosto, el presidente de Fedepapa, Alejandro Estévez, expone que los paperos enfrentan dos panoramas críticos.

El primero es que, con la medida del gobierno de ingresar al mercado, se desorganizó la cadena de comercialización generando lo que se temía: la papa que compra el gobierno en Cundinamarca o Boyacá está llegando a sitios como Ipiales, Túquerres, Pasto o Cúcuta, donde son productores de papa y hay un mercado consolidado.

De esa manera, se ha creado una incertidumbre en los comerciantes que lamentablemente no compran producto porque no saben si llegará producto del gobierno a las regiones que cubren.

Así las cosas, “están vendiendo papa las personas a quienes les compra el gobierno, pero la gran mayoría de agricultores que no están dentro del programa están afectados porque sus cadenas de comercialización se cayeron”, asegura el presidente del gremio.

“Corabastos está paralizado, en Cali los comercializadores no quieren comprar, en Nariño hay protestas porque se inundó el mercado con papa del interior del país. El gobierno debe sentarse a revisar las políticas, porque desde el punto de vista nuestro el remedio fue peor que la enfermedad”, agrega.

Se trata de la crisis más larga que se ha presentado del sector papero. “Desde comienzo de año venimos con precios bajos, se terminó el año con precios bajos, agravados por una crisis sanitaria importante por la Polilla Guatemalteca que ha retrasado las cosechas, generando que el producto de buena calidad sea menor”.

El costo de producción de un kilogramo de papa está en $450, con esa referencia Estévez dice que en Nariño no están comprando la papa, en Corabastos está entre $300 y $350 el kilo y en Antioquia, que siempre se vende el tubérculo de buena calidad, el precio no supera los $500, es decir, “en todas las regiones productoras del país se está perdiendo plata”.

Sin embargo, Fedepapa ha planteado tres estrategias: un fondo que le permitirá al sector tener recursos para establecer un centro de investigación, una mejora de asistencia técnica en todo el país  y proyectos a largo plazo, pues “lamentablemente el sector de la papa no cuenta con recursos necesarios para establecer políticas de largo plazo”.

Otra estrategia consiste en un estudio de mercados que le permita al agricultor conocer qué tipo de papa está demandando el consumidor y por qué está bajando el consumo. Con ello, el agricultor tendrá herramientas para mejorar el sistema productivo. También podrá determinar qué tipo de papa se consume en las diferentes regiones y cuándo se debe sembrar.

La otra estrategia tiene que ver con la promoción de consumo que empezó desde el pasado martes en diferentes canales como grandes superficies, televisión y redes sociales.

Al gremio le preocupa también la falta de claridad frente a las compras del gobierno. Por un lado, hay muchos agricultores que no conocen sobre el programa y, por otro lado, no hay certeza del tiempo durante el cual se mantendrá el programa, pues “los agricultores creen que les comprarán la papa toda la vida”, concluye Estévez.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?