| 2/11/2012 4:20:00 PM

Crean herramienta para disminuir deserción universitaria

En Colombia, el abandono de las aulas universitarias llega al 50%. El programa especial que lidera la Universidad Nacional, para jóvenes de regiones apartadas, demuestra que la situación puede ser distinta.

Se trata del Programa Especial de Admisión y Movilidad Académica (Peama), que tiene como objetivo fundamental permitirles el acceso a la educación superior a bachilleres provenientes de los departamentos más alejados de los centros de conocimiento del país.

Según Juan Camilo Restrepo, director nacional de Bienestar Universitario de la UN, la deserción estudiantil en este segmento de población es significativamente más baja que la de los estudiantes originarios de las capitales y zonas aledañas.

Por ejemplo, en Amazonas, donde la UN cuenta con una sede de frontera, el Peama tiene una deserción del 23%. Esto es llamativo, dice Restrepo, teniendo en cuenta las duras condiciones de la región para garantizar la continuidad en las aulas.

Entretanto, en la Sede Orinoquia (en la ciudad de Arauca), la deserción es solo del 10%, al igual que en la Sede Caribe (en la Isla de San Andrés).

Son cientos los muchachos de estos territorios los que compiten por un lugar en la Universidad Nacional de Colombia. El proceso inicia con una convocatoria, seguido de un examen de admisión, especialmente diseñado para ellos, en el que deben cumplir con unos puntajes para el ingreso.

Cuando son aceptados, deben cursar entre el primer y tercer semestre de estudios en la sede de frontera (Leticia, Arauca, San Andrés Isla, próximamente Tumaco y Valledupar). Luego van a las sedes centrales donde están matriculados y cursan allí el resto de semestres hasta llegar a noveno.

En la última etapa de formación deben regresar a la sede de frontera para desarrollar un proyecto de grado que responda a las necesidades de la región de origen. El objetivo último es que ellos sean los responsables de generar cambios efectivos de desarrollo en sus comunidades.

Restrepo destaca que durante todo el proceso, la Universidad realiza un seguimiento detallado del progreso de los estudiantes para garantizar, en la medida de lo posible, su buen desempeño académico y su acople a la vida en la ciudad (muchos vienen de sectores rurales apartados), entre otros factores.

En la actualidad, el Peama cuenta con 586 beneficiados; 39% (228 estudiantes) son de la Sede Amazonia; 13% (76) de Caribe, y 48% (282) de Orinoquia.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?