| 7/1/2010 7:00:00 AM

Costo erradicar cultivos ilícitos crecerá en 2010-2013

La profundización de la política de erradicación manual de cultivos ilícitos le costaría a Colombia más de US$1.500 millones entre el 2010 y el 2013, casi el doble de lo que ha invertido desde el 2003, informó el miércoles el Gobierno.

La estrategia, que busca integrar más entidades e implica el plan de familias "guardabosques" que evitan la siembra ilegal, contempla un presupuesto de US$1.545 millones, frente a un acumulado de US$835 millones invertidos desde el 2003, precisó un documento al que Reuters tuvo acceso.

"A pesar de los esfuerzos realizados por el Estado colombiano, la producción y tráfico de drogas ilícitas ha logrado adaptarse a la acción gubernamental", dijo un extenso documento del Departamento Nacional de Planeación (DNP) aprobado el pasado 28 de junio y hecho público el miércoles.

De acuerdo a las más recientes cifras de Naciones Unidas, Colombia es el segundo productor mundial de hoja de coca, después de Perú, y el primero en área sembrada. El país continúa siendo el primer productor mundial de cocaína.

El narcotráfico ha sido el principal combustible del sangriento conflicto armado interno que ha golpeado a la nación andina desde hace casi 5 décadas, que cobra miles de vidas al año.

Para el 2009, el área de cultivos ilícitos se redujo a 68.000 hectáreas, desde las casi 180.000 en el 2000, pero la erradicación manual se ha encontrado con la resiembra, la parcelación, la fragmentación y la fuerte presencia de grupos armados ilegales en las regiones afectadas.

De manera global, el gasto directo del Estado colombiano en la lucha contra las drogas para sus estrategias de reducción de oferta de drogas ilícitas, desarrollo alternativo y gestión ambiental, fue cercano a los US$7.500 millones entre 1995 y el 2008.

Estados Unidos ha apoyado la lucha contra el narcotráfico con más de US$6.000 millones desde el 2000.

Política para Santos

Unicamente entre el 2005 y el 2010, han muerto o han sido heridos 480 policías, militares y erradicadores enviados a las zonas sembradas con cultivos ilícitos, señaló el documento.

Según el análisis, los esfuerzos hechos hasta ahora "no han sido suficientes (...) poniendo en riesgo la consolidación de una cultura de legalidad y de desarrollo económico, social y ambiental en zonas vulnerables o afectadas".

El Gobierno del presidente Alvaro Uribe puso en marcha la política de erradicación manual voluntaria y forzosa, ante las crecientes protestas de grupos ambientalistas y de campesinos, sobre los efectos de la fumigación aérea, más productiva, pero menos efectiva.

La política para extender la erradicación manual voluntaria y forzosa deberá ser seguida por el Gobierno del presidente electo, Juan Manuel Santos, después de que se posesione el próximo 7 de agosto.

"El objetivo es afianzar los procesos integrales y sostenibles de erradicación manual y de desarrollo alternativo que permitan la consolidación de áreas libres de cultivos ilícitos", aseguró el documento.

El Gobierno reconoció que ha faltado un fuerte acompañamiento de las instituciones del Estado y que no se ha consolidado un modelo que garantice un trabajo articulado para que Colombia sea declarado un país libre de cultivos ilícitos.

El documento busca que las instituciones del Gobierno se articulen y colaboren de manera coordinada, para llegar no sólo con erradicadores sino con las demás instituciones del Estado, para atender al a población que por décadas ha sobrevivido con cultivos como hoja de coca, amapola y marihuana.

"Lograr el propósito de mejorar la sostenibilidad de los procesos de erradicación manual, implica fortalecer la coordinación entre las entidades que participan en las estrategias de lucha contra las drogas", concluyó el documento.

 

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?