| 1/31/2014 6:21:00 PM

Por contaminación, mineras deberán reubicar familias

Tres multinacionales mineras llegaron a un acuerdo con 173 familias colombianas tras una orden emitida hace tres años que obligaba a las compañías a reubicar a la comunidad a causa de la contaminación producida por la extracción de carbón.

Las multinacionales que tendrán que hacer frente a esta reubicación, que costará unos $3.000 millones (cerca de 1,5 millones de dólares), son la estadounidense Drummond, Colombian Natural Resources (perteneciente al banco de inversión Goldman Sachs) y Prodeco, filial de la anglosuiza Glencore Xstrata, según la Gobernación del Departamento del Cesar.

La comunidad a reasentar es la vereda Plan Bonito, en la zona rural del municipio de El Paso (Cesar), donde viven 173 familias afectadas por enfermedades respiratorias y cuyas tierras se han vuelto inútiles por la contaminación. Según el comunicado, en los próximos días las mineras empezarán el proceso de compra de viviendas para las familias residentes en Plan Bonito, mientras que la Gobernación vigilará "que prevalezcan los derechos de la comunidad".

En igual situación que Plan Bonito están las comunidades de Boquerón y El Hatillo, ubicadas en la misma zona contaminada por la extracción de carbón.

El secretario de Minas del Cesar, Pedro Díaz, explicó que en los próximos días las mineras tomarán una decisión sobre el Hatillo, mientras que en Boquerón debe hacerse un estudio del aire para ver si la comunidad "continúa o si en su defecto prefiere irse".

Hace dos semanas el Gobierno impuso una multa de $1.540 millones (unos 800.000 dólares) a Drummond por incumplimiento de la normativa ambiental en su puerto en Ciénaga, en el departamento caribeño del Magdalena.


EFE/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?