| 7/3/2014 6:35:00 PM

Colombianos le bajan al cigarrillo

El informe se elaboró en 2013 con base en una encuesta realizada a 32.605 personas de entre 12 y 65 años residentes en los municipios que cuentan con más de 30.000 habitantes, y tiene como finalidad conocer los hábitos de consumo de alcohol y drogas.

En los últimos cinco años el consumo de marihuana en Colombia aumentó hasta un 1%, en tanto que bajó un 4% el número de fumadores de tabaco, según se refleja en el Estudio Nacional de Consumo de Drogas, divulgado por el Gobierno.

El texto destaca el "aumento significativo en el uso de cualquier sustancia ilícita", en la que se engloban la marihuana, la cocaína, el "basuco" (mezcla de drogas de baja calidad con polvillo de ladrillo, entre otros elementos), el éxtasis o la heroína.

En relación con este apartado, las personas que admitieron haber consumido alguna de estas sustancias en el último año fue un 3,6 por ciento, lo que supone un ascenso de un punto porcentual con respecto a 2008.

Al alza de este apartado contribuyeron especialmente los hombres de entre 18 y 24 años que pertenecen a las capas más bajas de la sociedad colombiana.

Pero si algún elemento repuntó especialmente, fue la marihuana, que pasó de ser consumida por un 2,1 por ciento en 2008 a 3,3 por ciento cinco años después, y que para 439.630 personas ya genera una fuerte dependencia.

Por contra, el tabaco está a la baja por la disminución de nuevos fumadores, que ha reducido el número de consumidores totales un 4%, hasta dejarlos en 3 millones de personas, es decir, el 12,9 por ciento de los encuestados.

Con respecto al consumo de alcohol, se incrementó en un 2% en los últimos cinco años, hasta situarse en 35,8% debido a la mayor aceptación de este producto en mujeres entre los 18 y 34 años pertenecientes también a las capas más bajas.

El consumo de drogas y alcohol en Colombia constituye uno de los principales problemas del Estado, que reconoce que el 30% de sus presos cumplen condena por tráfico de estupefacientes, en tanto que la ley seca, que prohíbe la venta de alcohol, es utilizada en periodos electorales o de agitación colectiva, como el Mundial de fútbol.

De hecho, la investigación, que es el segundo informe de este tipo que se elabora en el país, refleja el alcance del problema con las bebidas alcohólicas, que 2,5 millones de personas consumen de forma arriesgada o perjudicial, de las cuales 1,9 millones son hombres y 600.000 son mujeres.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?