| 9/18/2012 3:30:00 PM

Consumidores siguen detrás de milagros para adelgazar

En el mercado nacional e internacional existe un sin número de productos y tratamientos o procedimientos que aseguran a los consumidores perder peso como por arte de magia.

Actualmente, en el país son muy pocos los medicamentos aprobados para bajar de peso. Sin embargo, es común encontrar que en farmacias, droguerías, tiendas naturistas y a través de la publicidad en medios masivos de comunicación se encuentran decenas de productos que le ofrecen al consumidor perder peso de manera rápida.

Además de fármacos y productos fitoterapéuticos, aquellos que provienen de plantas medicinales, se pueden hallar fajas y geles reductores, algunas terapias invasivas y mensajes que inducen a dietas restrictivas, entre otros.

A pesar de que la legislación colombiana, a través del Estatuto del Consumidor (Ley 1480), reza claramente que “los proveedores y productores deberán suministrar a los consumidores información clara, veraz, suficiente, oportuna, verificable comprensible, precisa e idónea sobre los productos que ofrezcan…” y que “está prohibida la publicidad engañosa” , no es un secreto que existen ejemplos de productos y servicios que no cumplen necesariamente con estas indicaciones, ocasionando que a millones de personas llegue un mensaje distorsionado, contradictorio y/o errado sobre lo que debe hacerse para perder peso de forma saludable y que no perjudique el bienestar de las personas.

Son múltiples los casos que se han conocido sobre productos e incluso medicamentos que han sido retirados del mercado y/o desaprobados por las autoridades sanitarias, al demostrar que los resultados que prometen en cuestión de adelgazamiento generan una serie de efectos secundarios en el organismo humano.

En Colombia, el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA), en octubre de 2010, canceló el registro sanitario de uno de los medicamentos (Sibutramina) para inhibir el apetito más conocidos en el mundo, luego de que un proceso de análisis de la seguridad y eficacia del principio activo diera como resultado que su balance riesgo/beneficio es desfavorable.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “Los medicamentos disponibles para combatir la obesidad son limitados en su número y eficacia, siendo necesario comprender los beneficios y riesgos asociados con cada uno de los medicamentos disponibles para poder hacer una selección y un uso apropiado de éstos para el manejo de peso”.

Según la doctora Yadira Villalba Yabrudy, presidenta de la Asociación Colombiana de Endocrinología, “existen múltiples factores que causan la obesidad, los cuales son: la herencia, el estrés, los hábitos alimenticios y la inactividad física”.

Además, según una publicación de The New England Journal of Medicine, en octubre de 2011,  se ha comprobado que las personas que han perdido y mantenido un peso normal, luego de haber sido obesas, las hormonas que engordan como la Leptina y el Neuropéptido Y, se han aumentado en un 25% .

“Esto quiere decir que la persona que sufrió de obesidad puede fácilmente ganar el pesó que perdió anteriormente, razón por la cual, se recomienda tener un control continuo con el médico endocrinólogo y mantener una alimentación saludable, acompañada de ejercicio constante” asegura la doctora Yadira Villalba.                                                               
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?