| 6/5/2017 12:36:00 PM

“Darle duro a la industria petrolera es fácil y da réditos políticos”: presidente de la ACP

La racha de consultas populares contra la exploración petrolera en el país no responde al descontento de las comunidades con la industria, sino a la desinformación e intereses políticos de unos cuantos, según lo consideró este lunes el presidente de la ACP.

Así lo afirmó el presidente ejecutivo de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), Francisco José Lloreda, luego de conocer los resultados de la consulta previa con la que los habitantes de Cumaral (Meta) le dijeron no a las exploraciones de hidrocarburos.

“En estos procesos de consultas populares hay diversos intereses, el dilema que se les ha planteado a muchos ciudadanos, diciéndoles que deben escoger entre agua y petróleo, es falso”, explicó el directivo.

Y añadió que en los últimos cien años de industria petrolera en el país los colombianos "nunca" han tenido que escoger entre preservar los recursos naturales o continuar con la exploración de crudo.

Recomendado: ¿Qué le espera al precio del petróleo y otros commodities en 2017 y 2018?

En este sentido afirmó que “infortunadamente” hay quienes por distintas razones se han propuesto “sembrar miedo” entre los colombianos y a través de “una campaña de desinformación” sobre los supuestos impactos generados por la industria, “han engañado a la gente”.

Francisco José Lloreda insistió en que detrás de estas consultas populares hay intereses políticos particulares, por lo que invitó a los periodistas a identificar cuáles son los móviles que hay detrás.

Darle duro a la industria petrolera es fácil y da réditos políticos, darle duro al concepto de las multinacionales también (…) ya veremos cuántos de los que se presentan como desinteresados amigos del medio ambiente terminan en la política”, añadió el directivo.

El presidente de la ACP manifestó que en la actualidad hay 44 consultas populares contra el sector mineroenergético (22 contra hidrocarburos) que se adelantan en distintas regiones del país. Esta situación, a su juicio, es uno de los factores por los cuales la industria está “seriamente amenazada”.

Además, comentó que cada día surgen por lo menos una o dos iniciativas de consulta popular contra la actividad de la industria petrolera en el país, por lo cual reiteró que no se trata de un tema de “alarmismos”.

“Las iniciativas de consulta popular en lugar de ayudar a que la industria levante cabeza en el momento en el que las empresas han querido invertir más, lo que hacen es que terminan acrecentando la incertidumbre y la inseguridad jurídica”, explicó Lloreda.

El directivo manifestó que esta situación es grave en la medida en la que en los próximos cinco años Colombia afrontará un déficit en las reservas de petróleo y en dos años de gas.

Le puede interesar: 5 muestras de cómo el precio del petróleo podría llegar a US$32 a fin de año

Justamente dio a conocer que de seguir la tendencia actual, el país se vería obligado a importar hidrocarburos en el 2022 para solventar las necesidades del mercado, lo cual agudizaría la ya complicada realidad económica nacional.

En palabras de Francisco José Lloreda, la única manera de revertir esa tendencia en la caída de las reservas probadas, es explorando.

“Si bien las empresas han programado recursos importantes en exploración para este año frente a 2016,  no es claro  si se pueden ejecutar si continúa esta racha de consultas populares contra la actividad petrolera en Colombia”, afirmó.

Cifras reveladas por la Asociación Colombiana del Petróleo a Dinero, muestran que Colombia tuvo más de 3.000 millones de barriles de reservas en los tiempos de bonanza y ahora ese número bajó al ubicarse en los 1.665 millones de barriles.

Este número es bajo si se tiene en cuenta los indicadores de otros países latinoamericanos como México (24.000 millones de barriles de reserva) o Venezuela (100.000 millones).

Debido a esta escasez en las reservas de petróleo y gas, según el presidente de la ACP, Colombia tendrá que afrontar un mayor endeudamiento, un mayor déficit fiscal y como consecuencia tendría que poner en marcha una nueva reforma tributaria para poder generar un mayor recaudo de impuestos. 

Lea también: Tenemos 100 años para salir de la Tierra o enfrentar la extinción: Stephen Hawking

Lo que sigue en Cumaral

Interrogado sobre los resultados de la consulta popular de Cumaral, Francisco José Lloreda afirmó que "era de esperarse" pues solo hubo una campaña a favor del no. Según él los petroleros no hicieron su propia campaña a favor del sí, pues "no saben de proselitismo político".

Además dijo que el resultado de la población del departamento del Meta no es vinculante para las actividades y proyectos que se vienen desarrollando y cuya seguridad jurídica “debe permanecer intacta”.  De esta forma, las consecuencias de la votación de la mayoría de los habitantes de Cumaral son inciertas y efímeras, a la espera de nuevos pronunciamientos de la Corte.

En el marco de esta discusión, la ACP hizo un llamado enfático al Gobierno para que lidere un dialogo con las Altas Cortes y con el Congreso que conduzca a una definición clara sobre las competencias en materia de hidrocarburos y el alcance de las consultas populares en actividades estratégicas.

Así mismo, invitó al Gobierno a liderar un dialogo con Gobernadores y Alcaldes de los territorios donde se realizan actividades de exploración, para definir una agenda y unos compromisos que permitan “zanjar diferencias” entre las regiones petroleras y el Gobierno Central.

Esto en razón de que para la ACP las poblaciones no están descontentas con la industria petrolera en sí, sino que tienen un profundo malestar con el “equitativo” sistema de regalías que no compensa lo que significa afrontar las actividades relacionadas con hidrocarburos.

Recomendado: Fracking en Colombia: ¿al agua patos?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.