| 8/23/2014 10:00:00 AM

Construcción sostenible gana terrero

El área de los proyectos de construcción sostenible en Colombia alcanza los 3,15 millones de metros cuadrados, que equivalen al 12,8% del área total licenciada en el 2013. El sector avanza a pasos firmes.

En Colombia existen actualmente 40 edificaciones con certificación Leed (cuya sigla en español significa Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental) y a agosto de 2014, están registrados 134 proyectos en el directorio oficial del sistema estadounidense de certificación Leed.

“Para el Consejo es indiferente el sistema de certificación que quiera usar la industria. Lo importante es que haya una cultura de medición de resultados y que la gente puede saber lo que es verde de verdad”, aclara Cristina Gamboa, directora ejecutiva del Consejo Colombiano de Construcción Sostenible (CCCS).

El área de los 134 proyectos de construcción sostenible alcanza los 3,15 millones de metros cuadrados, que equivalen al 12,8% del área total licenciada en el 2013. Por su parte, las 40 edificaciones oficialmente certificadas suman un poco más de 900.000 metros cuadrados, y existen otros 19 edificios que se encuentran pre-certificados.

Gamboa destaca que las 40 edificaciones que ya están certificadas están sobresaliendo por sus logros. Estas edificaciones han obtenido reducciones de hasta 90% en el uso de agua y de hasta 70% en energía eléctrica.

Además, generan unos entornos más saludables, un aumento en la calidad de vida, y en espacios de oficina mayor productividad. El 80% de los usuarios se sienten más cómodos en una edificación sostenible, y el 78% ha podido observar un aumento en la productividad: ventas en las tiendas; mejores resultados académicos en los colegios; y disminución de ausencia por enfermedad, en la mayoría de los espacios.

“En una edificación tradicional si alguien tiene gripa se le pega a todo el mundo. En cambio, las edificaciones sostenibles están diseñadas para evitar eso y para que haya una sensación de bienestar entre las personas que habitan los espacios”, ejemplifica la directora.

Justamente sobre este tema, el CCCS presentará a comienzos de octubre en el Foro Internacional y Expo de Diseño y Construcción Sostenible, ConstruVerde, el primer estudio global sobre los impactos o beneficios en salud y productividad de la construcción sostenible.

Costos de una construcción sostenible vs. tradicional
De acuerdo con Gamboa, en un mercado que no tiene ninguna exposición o desarrollo en temas de construcción sostenible, un proyecto puede estar costando más con respecto a uno tradicional.

El reporte del Consejo Mundial de Construcción Sostenible del 2013, Business Case for Green Building, demostró que la percepción de un eventual sobrecosto puede estar entre el 10% a un 30% más. Pero en realidad, en los mercados pocos maduros, una edificación puede tener sobrecostos de hasta 10% o 12% máximo.

En Colombia, el CCCS le preguntó al mercado cuál es su percepción y cuál es la realidad de un eventual sobrecosto. Los resultados arrojaron que va de 0%, es decir que con un mismo presupuesto logran hacer lo mismo, hasta eventualmente un 9%, es decir que los edificios más sofisticados sí tienen una inversión inicial más alta. “Sin embargo, el retorno de esa inversión en proyectos promedio es de 3 años, lo cual es muy bueno teniendo en cuenta que el retorno en los mercados maduros tiende a ser entre 5 y 7 años”, resalta Gamboa.

Según la directora del CCCS, en los mercados más maduros y en el mercado colombiano, ya ha surtido esa curva de aprendizaje y esa diferencia de costos tiende a anularse en la medida en que hay más proyectos, más demanda, más conocimiento, y la industria innova. “En Colombia ya se puede hacer una construcción sostenible con el mismo presupuesto de una tradicional porque ya hay mucho más mercado”, concluye.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?