| 6/3/2015 5:00:00 AM

A velocidad de corriente por el Magdalena

Para alcanzar el crecimiento potencial de Colombia, el país requiere que su infraestructura sea tan competitiva como la de sus principales socios comerciales. La navegabilidad por el río Magdalena volverá a ser fuente de eficiencia.

Antes del ferrocarril y la carretera, el rio Magdalena era la arteria de transporte colombiana por excelencia. En 1933, 66% del comercio exterior se hacía por ese corredor fluvial. En sus inicios (1915-1950) El tren fue complementario al rio. Sin embargo, la falta de inversión en el mismo, desplazó esta alternativa.

Sin embargo, la dinámica global ha cambiado desde aquellos años, y tanto la demanda interna como la externa de Colombia han aumentado exigiendo mayor competitividad e inversión para la modernización de todo tipo de infraestructura.

De acuerdo con un informe realizado por la Asociación Nacional de Empresarios, Andi, junto con la universidad del Norte, este es la calidad de la infraestructura de transporte en general:

Puesto 108/144 países evaluados (Índice de competitividad mundial 2014-2015, Foro económico mundial).

Indice de competitividad Global: Puesto 66/144 países evaluados (Índice de competitividad mundial 2014-2015, Foro económico mundial)

Lo anterior evidencia que los costos logísticos en Colombia son hasta cuatro veces más altos que en otros países con distancias similares (ANDI, 2012) Por esta razón, entre otras acciones, se debe volver a mirar hacia el río como avenida de transporte.

Según Carlos Núñez de León, director de Cormagdalena al recuperar el canal navegable de 908 kilómetros se podrán conectar los grandes centros de producción con los puertos del Caribe colombiano.

Este proyecto ha sido reconocido por medios internacionales como la revista World Finance, quien lo catalogó como el ‘Deal of the Year’ del 2014; premiado con el ‘Outstanding Deal Structuring Award’ por Capital Finance International; y por último la CG-LA Infrastructure, quien otorgó tres premios al proyecto incluyendo el Proyecto más estratégico de Latinoamérica para el 2014.

El pago de los $2,5 billones que costará el proyecto, se realizará una vez el asociado privado invierta y construya la infraestructura que prestará los niveles de servicios que el río necesita. Es decir, sólo tendremos pagos en la etapa de operación y mantenimiento para garantizar unos niveles de servicio funcionales encaminadas a la recuperación del canal navegable del Río Magdalena”, señaló.

Vale la pena destacar que la recuperación del canal fluvial comenzó el pasado 11 de diciembre de 2014, tiene como objetivos además de los económicos hacer más competitiva a la industria y reducir el impacto ambiental de la actividad transportista
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?