| 8/8/2010 6:00:00 PM

Construcción, con cifras alentadoras

Entre las prioridades que tenía el entonces candidato, Álvaro Uribe, era la de mejorar el panorama en temas de construcción, subsidios y aumentar la oferta de líneas de crédito. En sus 8 años de Gobierno buena parte de estos compromisos están en la lado positivo de la balanza.

La promesa era la de “construir 100.000 viviendas sociales por año, sin intermediarios politiqueros. Las cajas de compensación manejarán los subsidios para la población más pobre. Estas entidades deberán reducir los costos de funcionamiento, efectuar alianzas entre las pequeñas”.

Hoy el resultado de acuerdo con cifras del Ministerio de Vivienda y Desarrollo Territorial es la construcción anual de 141.567 entre 2006-2010, de las cuales 74.000 fueron VIS y de éstas 32.374 fueron VIP, mientras que en la década de los 90, 40.000 eran VIS y solo 2.000 VIP promedio año.

Con el subsidio a la tasa de interés, 95.000 familias tienen créditos aprobados y 55.000 ya recibieron su casa, hoy están pagando cuotas una tercera parte más bajas.

De acuerdo con Martha Pinto, presidente de la Cámara Colombiana de la Construcción, es que a pesar de que se ha avanzado aún hay que aumentar el nivel actual de producción de soluciones habitacionales ya que actualmente es insuficiente frente a las necesidades del mercado.

Actualmente 117.000 familias desplazadas han sido beneficiadas con una vivienda, para lo cual se han invertido mas de $1 billón, lo que representa el 27% de las familias desplazadas que necesitan soluciones de este tipo.

Otro de los puntos mas relevantes para la campaña en su momento era la de “extender la exención tributaria de los préstamos de vivienda social a la vivienda de clase media para aumentar los recursos, extender los plazos y reducir la tasa de interés”.

Cuando estalló la crisis económica mundial en agosto de 2008, la economía colombiana no fue ajena a la crisis internacional, para contrarrestarla el Banco de la República aplicó una política monetaria expansiva a través de la reducción de la tasa de referencia, que pasó del 10% al 3.5%, con el propósito de estimular la demanda interna. Por primera vez en medio de una crisis, se podían tomar este tipo decisiones de política monetaria.

Por su lado el Gobierno empezó a implementar medidas especiales para hacerle frente, una de ella fue la ejecución de un plan anticíclico, lo que permitió acelerar las obras civiles y estimular las líneas de crédito, a través de un subsidio especial.

El Gobierno Nacional asignó, a través del Fondo para la Estabilización de la Cartera Hipotecaria (Frech), recursos por cerca de $900.000 millones de pesos para garantizar la asignación de 95.000 subsidios a la tasa del crédito de vivienda. Medidas de este tipo permitieron que el sector de construcción aportara el 13.70%, del PIB nacional.

“Los 95.000 cupos ofrecidos por el gobierno fueron asignados en menos de un año y permitieron reactivar la demanda y la oferta de vivienda, especialmente en los segmentos de precios más bajos. Además de contribuir con la aceleración del crecimiento, el subsidio a la tasa de interés evidenció la enorme sensibilidad de la demanda por la vivienda a los cambios en las condiciones de financiación.” Martha Pinto de de Hart, Presidente de Camacol.

Según el balance oficial del Ministerio de Vivienda y Ambiente Territorial, se invirtieron cerca de $12 billones en subsidios de Fonvivienda junto con las Cajas de Compensación Familiar, la Caja Promotora de Vivienda Militar, el Banco Agrario y el FNA. Estos recurso beneficiaron a más de 1.1 millones de familias.

En procura de generar mecanismos de acceso a financiación para la población informal y de más bajos ingresos, se introdujo el producto de Ahorro Voluntario Contractual del Fondo Nacional del Ahorro. Sólo durante 2009 se entregaron 60,950 créditos de vivienda de los cuales el 90% (54,844), corresponden a vivienda de interés social –VIS.

De acuerdo con Camacol, por primera vez se abordaron de manera independiente los factores de oferta y los de demanda. Del lado de la oferta, los esfuerzos de la administración Uribe se concentraron en hacerle frente a la escasez de suelo urbanizable mediante acciones como la definición de los Macroproyectos de Interés Social Nacional y de los lineamientos del programa de Re densificación y Renovación Urbana y Espacio Público, así como la determinación de los porcentajes mínimos de suelo para VIS a ser incorporados en los Planes de Ordenamiento Territorial y Planes Parciales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?