| 11/25/2014 5:00:00 PM

Cafeteros, felices con la devaluación

El aumento en el precio del dólar ha traído muy buenas noticias a los caficultores colombianos, a quienes se les está reconociendo un precio cercano a los $780.000 por cada carga de café.

A lo largo de 2014, el café ha registrado un precio que no se veía desde marzo de 2012. La principal razón es clara, según Carlos Alberto González, gerente comercial de la Federación Nacional de Cafeteros. Principalmente, el dólar ha subido desde los $1.850 hasta los $2.150 a lo largo de este año. “Como la caficultura colombiana es una actividad eminentemente exportadora (90% del café producido se exporta), una devaluación beneficia enormemente a los productores, señaló González.

Claramente, los precios internacionales también se han mantenido por encima de los US$1,8 durante este año; sin embargo, el mayor impacto beneficioso para los productores colombianos ha sido la aumento en la cotización de la divisa.

Según las cuentas de González, por cada centavo que suba el precio internacional del café, el cafetero percibe un incremento de $4.000 en el precio interno; para lograr ese mismo aumento, se necesitan $10 pesos de devaluación. En lo corrido de 2014, el dólar pasó de $1.850 a $2.150, es decir $120.000 adicionales en la carga. Para lograr ese aumento en el ingreso de los caficultores por la vía del precio internacional se necesitaría un aumento de 30 centavos de dólar; es decir que se tendría que estar vendido por encima de los US$2,2 la libra.

González destacó que los caficultores tienen otra ventaja y es que la mayor parte de los costos se pagan en pesos, así que mientras que su ingreso aumentó, sus gastos se mantienen estables.

Los precios actuales contrastan con los que se registraron el año pasado de hasta $400.000 la carga y que llevaron a los caficultores a declararse en paro. Esos niveles de cotización no alcanzaban ni siquiera para cubrir los costos de producción.

Por esta razón, el Gobierno Nacional creo el Programa de Protección del Ingreso Cafetero (PIC), que se activa, cuando el precio interno cae por debajo de $700.000. El PIC cubre hasta $165.000 por debajo de esa cotización, lo que garantiza que en momentos de crisis, el cafetero recibirá mínimo $700.000 por carga vendida.

Las buenas noticias es que todo parece indicar que las buenas cotizaciones se mantendrán el próximo año. González explicó que se puede esperar “razonablemente”, que los precios internacionales se mantengan en sus niveles actuales, pues la cosecha de Brasil se vio afectada por la seguía. Muchos expertos ya ven que para la cosecha de 2015, muchos cafetales brasileros se verán golpeados y menos productivos.

“Además, si el precio del petróleo sigue cayendo, no hay el mismo ingreso de divisas para el país, por lo que no se debe esperar que haya revaluación del peso en 2015”, finalizó.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?