| 9/17/2009 12:00:00 AM

Conosur, un emprendimiento con buena estrella

En el último año Conosur ha abierto 3 restaurantes en Bogotá. Santiago Arango, uno de sus propietarios cuenta los elementos que se deben tener en cuenta para administrar un restaurante. Conosur ofrece franquicias.

El primero de septiembre de 2008, Conosur abrió sus puertas en la carrera novena con calle 81 de Bogotá. Hoy cuentan con otros dos restaurantes y quieren abrir tres más el próximo año. Piensan vender franquicias en el ámbito internacional y nacional para financiar nuevos puntos de venta y expandir la marca.“La idea es continuar con la misma velocidad de crecimiento. Tener al final del 2010, seis en Bogotá con operación propia y cinco franquicias fuera de la capital”, asegura Santiago Arango, uno de los propietarios del restaurante.

De acuerdo con el dueño, el negocio es rentable porque manejan y conservan una estructura de costos bien medida y bien controlada. “El costo de materia prima no es superior al 35%, el costo laboral se encuentra entre el 15% y el 20% y la utilidad neta final está cerca al 20%”, comenta.

En un mes entran 3200 personas. En promedio cada individuo consume entre $22.000 y $25.000. “Los tres locales tienen ventas similares mensualmente, en promedio son $63 millones en cada uno de nuestros puntos. Estas ventas ya son las netas después del IVA y de las propinas”, asegura el propietario de la marca.

El restaurante está enfocado en que tenga una rotación alta. “Todo es pensado; el mobiliario es de madera maciza, existe una banca sin colchones. Se busca que la gente coma a gusto, pero que se genere rotación. Como modelo de negocio necesitamos que la gente coma en máximo 30 minutos”, asegura Arango.

Conosur es un modelo de negocio de establecimiento de comida informal. “Es un híbrido entre un restaurante y un lugar de comida rápida. Informal entendida como se presenta el producto, como se sirve y el tipo de servicio que se presenta ”, comenta.

La idea nació de las temakerías brasileñas, es por eso que la comida se presenta en conos. Después de un estudio de mercado, los propietarios decidieron montar un restaurante que manejara conos sushi y conos de patacón. Acompañado por una idea innovadora de helado, pero con un cono hecho de ‘rice krispies’. “La idea de los conos es mezclar los ingredientes asiáticos con los latinos”, comenta Santiago. 

Dentro del próximo año quieren tener entre 3 y 5 franquicias por fuera de la capital. Han recibido propuestas de empresarios en Medellín, Barranquilla y Pereira. En el ámbito internacional existen interesados en Miami, Panamá, Guayaquil y México.

El gestor de la marca aclara que “las franquicias se venden pero sin cambiar el modelo de negocio. La idea es ofrecerla entre $40 y $50 millones. Además un porcentaje de ventas de los nuevos franquiciados va para la marca. Aunque está por definir, se estima que puede estar entre el 8% y el 10%”. 

Se busca que las franquicias y el porcentaje de ventas mensual, sea una fuente de financiación para abrir locales y expandir la marca.

El menú para abrir un restaurante

A quienes quieren montar un restaurante Santiago Arango les recomienda asociarse bien, desarrollar una idea que les apasione, que le guste. Así mismo, cuando vayan creciendo es indispensable contar con un buen equipo de trabajo para manejar los asuntos administrativos y tributarios.

Con relación a los restaurantes, recomienda tener en cuenta que el costo de materias primas debe ser inferior al 35%. "El costo laboral no puede ser mayor al 30%. Antes de entrar en un negocio, es clave establecer los cánones de arrendamiento. Este no puede ser mayor al 10% de las ventas del negocio”, asegura.

Por otro lado, es necesario tener cuidado con los cánones de arrendamiento. “Le pueden clavar 4 ó 5 puntos por encima del IPC. Tienden a meterle ese gol. Lo que tiene que negociar es lo más cercano al IPC y máximo 1 o 2 puntos adicionales”, asegura Arango.

En este orden de ideas, recomienda mirar que en los negocios que tiene prima, es mejor hacer contratos de 3 a 4 años.

Este ingeniero industrial, empezó en agencias de publicidad como ejecutivo de cuenta de Leo Burnett y de J Walter Thompson. Apasionado por la gastronomía, decidió viajar a la Gran Manzana para estudiar artes culinarias y administración de restaurantes en el Institute of Culinary Education (ICE). Con la intención de volver y montar un restaurante. Actualmente, realiza una especialización en Administración Financiera en la Universidad de los Andes

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?