| 12/29/2014 11:00:00 AM

¿Cómo lograr una conducción eficiente en carreteras?

Con la llegada de las vacaciones muchas personas se alistan para salir de sus hogares y recorrer largos trayectos en diferentes tipos de vehículo. Hacerlo sin grandes gastos de combustible y cuidando el planeta es posible.

La conducción eficiente es posible con la implementación de una serie de buenas prácticas que sirven tanto para el transporte de carga como el de pasajeros. Vivian Rangel, líder de la línea de investigación en Sostenibilidad de Logyca, explicó cómo aplicarla.

“Una de las claves de la iniciativa está en evitar los cambios abruptos, especialmente en la velocidad. Al momento de frenar o acelerar intempestivamente hay mayor consumo de combustible y por lo tanto, de emisiones de gases de efecto invernadero”, afirmó la ingeniera industrial.

Además de ello, ayuda en este propósito el mantener una distancia prudente que permita anticiparse a circunstancias inesperadas, aprovechar la inercia del vehículo para desacelerarlo y en caso de que la parada, tome más de 60 segundos, lo ideal será apagar del todo el motor. A esto, se suma la revisión permanente del estado del vehículo y el sometimiento del mismo a mantenimiento.

Siguiendo estos consejos, es posible reducir los costos operativos de las empresas entre el 20 y el 25% por cuenta del ahorro en el consumo de combustible y mejorar entre 10 y 25% el rendimiento o la cantidad de kilómetros recorridos vs. la del combustible gastado.

Los porcentajes son similares para vehículos de uso particular.
Resultados en esta dirección alcanzó la Organización Corona al término de un proyecto, cuyo principal objetivo era reducir la huella de carbono en su operación de transporte, pero que le sirvió también para disminuir el dinero destinado al rubro de aprovisionamiento de combustible.

Logyca, que desde 2008 funge como Centro de Innovación en Logística para América Latina del Massachusetts Institute of Technology (MIT), lideró el proceso basándose en el concepto de “conducción eficiente”, que considera tres variables: las circunstancias de la vía, los aspectos intrínsecos del vehículo y la actitud frente a la conducción.

Este último, fue el eje del trabajo realizado con el personal a cargo de la flota de transporte de Corona, que en conjunto con el Tecnológico de Monterrey (México), la Universidad Andrés Bello (Chile) y el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena) recibió capacitación en ese estilo de conducción.

“A través del trabajo colaborativo con organizaciones privadas, aspiramos a construir nuevo conocimiento para que se consolide como una práctica a nivel sectorial y a la que acudan también los ciudadanos para cuidar el planeta y su seguridad”, concluyó Rangel.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?