| 6/2/2013 10:40:00 AM

Con regalías se construyen pasos en medio del desierto

La obra que se impone sobre la arena del desierto tiene una extensión de 1.180 metros. La inversión, financiada con recursos de regalías, fue de $560 millones y se ejecutó en tres meses.

Una de las vías más transitadas en La Guajira es la que une a Uribia, ubicada a una hora de Riohacha, con el legendario Puerto López (a seis horas), inmortalizado por el compositor Rafael Escalona en su vallenato El almirante Padilla.
 
Es la misma vía que pasa por Siapana, donde 200 indígenas de la etnia wayúu se educan en un internado, a siete horas de distancia de la capital guajira y por Nazareth, conocido por ser un oasis en el desierto.

Los vehículos quedaban atrapados en el barrizal que se formaba por las intensas lluvias, y para las personas, el paso, que normalmente duraba cuatro o cinco horas, podía tardar varios días, inclusive semanas.

"Es uno de los tramos más transitados, porque une varios puntos de la Alta Guajira. Gracias al Departamento Nacional de Planeación, es posible que las regalías lleguen hasta el desierto y podemos construir en medio de la agresiva arena, mejorándoles la vida a cientos de personas", dijo Harry Badillo, secretario de Obras Públicas de Uribia.

Las extensiones en La Guajira son enormes. Uribia, con 8.000 metros cuadrados, es el municipio más grande del país. Buena parte de su extensión corresponde a desierto. "Aquí, las vías no existen, no hay camino, ni carreteras; solo puntos de referencias y ubicación. Esta placa huella (paso) servirá para todo. Ya muchos ubican el sitio como la placa huella de regalías", anotó Armando Moroco, conductor de la administración municipal.

La obra que se impone sobre la arena del desierto tiene una extensión de 1.180 metros. La inversión, financiada con recursos de regalías, fue de $560 millones y se ejecutó en tres meses. "La idea es seguir construyendo la placa huella a lo largo del desierto. Ir haciendo camino al andar, como dice el director del DNP. La obra tiene concreto y piedra que ayuda a filtrar y recibir el agua lluvia", dijo Juan Andrés Castro, interventor de la obra.

"Esto que hicieron, este camino, hace que el pastoreo de los chivos sea mejor. Paso de aquí hacia allá con ellos, sin molestarme", aseguró María Concepción, indígena wayúu.
 
"Los beneficios son: menos inundaciones en invierno, mejor paso con tierrero disminuido en verano, comunicación más rápida, vida mejor", dijo Wilson, líder de la zona.

“Lo que estamos haciendo en Uribia es integremos al país. A veces es más fácil, desde este punto, pasar a Venezuela y abastecer ahí o hacer negocios  allá. Estas obras de regalías son, en resumen, construir patria", concluyó el Secretario de Obras de Uribia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?