| 2/26/2013 3:17:00 PM

Con caletas del narcotráfico se hicieron viviendas

Buenaventura, al igual que Cali y otros municipios del Valle del Cauca, ha sido víctima del narcotráfico y hoy el Gobierno quiere resarcir ese daño.

El presidente Juan Manuel Santos entregó este martes en Buenaventura viviendas a 565 familias. Estas hacen parte de la primera etapa de la Ciudadela San Antonio. Las construcciones se hicieron con los dineros incautados al narcotráfico.

“El alcance específico de esta ciudadela tiene una historia bastante sui géneris. En el año 2008 incautamos con el General (Óscar) Naranjo, de la Policía, unas caletas de un bandido narcotraficante, alias Chupeta y encontramos una cantidad de dinero muy importante”, afirmó el mandatario.

Durante el gobierno del expresidente Álvaro Uribe Vélez, se decidió que los dineros provenientes de la mafia serían destinados a construir viviendas de interés social para los más pobres del Puerto del Pacífico.

“Inicialmente se había previsto que era para Cali, pero dijimos no; Buenaventura, también, es una ciudad que tiene grandes necesidades de vivienda y además ha sido víctima, como pocas ciudades, del narcotráfico. Buena parte de la violencia que vive Buenaventura tiene que ver con el narcotráfico”, señaló Santos.

Estas casas tendrán agua las 24 horas del día y planta de tratamiento de las aguas residuales, según explicó el Jefe de Estado. También dijo que la madera utilizada en la construcción de las casas fue suministrada por la comunidad.

“Son casas que tienen la posibilidad de aumentar considerablemente el espacio. Hoy tienen 52 metros cuadrados, pero las pueden aumentar hasta 85, 83 metros”, sostuvo el Presidente.

El Gobierno tiene disponibles 18 mil millones de pesos para construir en Buenaventura un megacolegio, solo falta que la Alcaldía defina el terreno donde se levantará la obra.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?