| 9/30/2014 7:20:00 AM

Alerta por récord en déficit externo de Colombia

Colombia alcanzó un déficit en cuenta corriente equivalente a 4,4% del PIB, es decir US$8.106 millones, el más alto desde 2008.

De acuerdo a la más reciente información revelada por el Banco de la República, Colombia alcanzó un déficit en cuenta corriente equivalente a 4,4% del PIB, es decir US$8.106 millones, el más alto desde 2008.

La cifra se explica, fundamentalmente, por la caída en las ventas externas del país y por el aumento en los giros de utilidades al exterior, por parte de las compañías extranjeras ubicadas en Colombia. Entre enero y junio, el déficit comercial alcanzó los US$3.454 millones, gracias a un aumento en las importaciones hasta US$35.863 millones.

El otro rubro que se destacó y que explica buena parte del déficit en cuenta corriente es el de “renta de los factores” en donde el déficit fue de US$6.594 millones. En el primer semestre del año, Colombia le giró al mundo US$8.425 millones por cuenta de lo que rentaron las inversiones directas y de portafolio en el país.

Cabe destacar igualmente la ola de inversión de portafolio que ingresó al país durante los primeros seis meses de 2014: US$10.770 millones, más del doble que lo registrado en el primer semestre de 2013, cuando fue de US$4.907 millones.

Este déficit en cuenta corriente es el más grande de los últimos seis años y enciende las alarmas sobre la situación externa del país, pues en los dos primeros trimestres de este año la tendencia creciente se consolidó. Con déficit de cuenta corrientes superiores al 4%, el riesgo es que se presente un ajuste cambiario drástico, lo que los expertos han denominado “reversión de la cuenta corriente” (en inglés Current Account Reversal).
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?