| 8/13/2014 5:13:00 PM

Isagen se vende porque se vende

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas explicó que la especulación sobre la venta de otros activos es innecesaria pues la decisión está tomada.

Tras la reciente intervención del Presidente de la República Juan Manuel Santos quien aseguró que las obras de Cuarta Generación no se afectarán tras la decisión de postergar la venta de su participación en Isagen, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, explicó los motivos por los cuales dicha decisión no tendrá impacto alguno sobre dicho proyecto.

Según el Jefe de la Cartera, el aplazamiento del trámite no cambia las reglas establecidas desde un principio, motivo por el cual se desestima cualquier posibilidad de que el precio de la acción actualmente calculado por el Consejo de Ministros ($3.178) suba en transcurso de los doce meses fijados para el proceso.

“La estructuración de las licitaciones de las vías 4G no van a tener ningún problema pues cuando se requiera de financiamiento para la compra de predios entre otras necesidades, la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN) que ya ha recibido una serie de capitalizaciones de parte de multilaterales, tendrá los recursos requeridos para suplir dicha necesidad”, enfatizó.

Según el Ministro Cárdenas, los $5 billones que se esperaban obtener de la venta de la participación en la electrificadora (57,66%) iban a cumplir un papel de soporte y refuerzo a dicho capital, pero con el objetivo de mejorar la demanda de ofertantes, se aplazará dicha operación sin que eso signifique que habrá un cambio en los planes.

Dicho lo anterior, se sobrentiende que el Gobierno espera que en transcurso de los próximos doce meses, aumente el número de ofertantes y sectores interesados en adquirir una porción o la tajada completa de lo que el Gobierno insiste se venderá contra viento y marea.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?