| 8/7/2010 5:40:00 PM

Comenzó la era de la prosperidad democrática y la unidad nacional

Bajo el lema de la unidad nacional, Juan Manuel Santos de 59 años de edad recibió la Presidencia de la República. Santos llegó al cargo más importante de elección popular con una de las votaciones más altas en la historia del país.

En una ceremonia llena de colorido, música colombiana, más de 16 jefes de Estado, invitados especiales, diplomáticos, ex presidentes y personalidades, presenciaron la ceremonia que duró casi 3 horas.

En un discurso que duró por más de 50 minutos reiteró los compromisos de campaña en temas sociales, económicos, políticos y de relaciones exteriores.

Pidió una gran alianza social, para superar los odios, se comprometió a convocar las mejores inteligencias y voluntades para construir un mejor país.

“Soy el presidente de la unidad nacional, no quiero un país sin partidos ni controversias respetaremos las ideologías, respetaremos la diferencia de las ideas y la libertad de prensa, solo así se pude poner en marcha nuestro plan de gobierno”, dijo Santos en su discurso.

Señaló que sus cinco locomotoras impulsarán el empleo, el acceso a la educación, la salud y el bienestar, con este propósito buscará superar la pobreza. “Sólo así podremos darnos cuenta del potencial intelectual que despegará con una fuerza incontenible”.

Le envió un mensaje a los inversionistas extranjeros para que sigan confiando en el país y en su potencial de desarrollo.

Frente al tema de Venezuela y Ecuador dijo que hará todo lo que esté a su alcance para recuperar las relaciones históricas, recuperar la confianza y privilegiar la diplomacia, indicó que la palabra "guerra", no está en su diccionario y que por eso "respetaremos a los vecinos, para que nos respeten". Aseguró que a pesar de que varias personas que se han ofrecido a mediar en este tema, prefiere el diálogo directo para conseguir la unidad latinoamericana.

El Mandatario reiteró que la puerta del diálogo con los grupos armados no está cerrada y resaltó que mientras no liberen a los oficiales que permanecen secuestrados y a los niños reclutados, las Fuerzas Militares seguirán enfrentando a los grupos violentos, "con todo lo que este a nuestro alcance", dijo Santos en un tono enérgico.

Así mismo le rindió un homenaje al saliente presidente Álvaro Uribe y a su esposa Lina Moreno, al que se unieron los todos asistentes de la Plaza de Bolívar. "Gracias y mil gracias ahora es posible hablar de paz, hoy recibí ese legado y me comprometo a darle continuidad a lo que usted nos dejo (...) avanzaremos desde la seguridad democrática, a la prosperidad democrática, ya verá el mundo lo que somos capaces los colombianos cuando consolidemos la paz", señaló en su discurso.

Frente al tema de la corrupción indicó que gobernará bajo una urna de cristal. Reiteró la invitación a las altas cortes a trabajar en conjunto para unir esfuerzos y combatir la injusticia.

Una vez culminó su intervención procedió al acto de reconocimiento de las tropas de las Fuerzas Militares, posteriormente se dirigió con su familia a ocupar  la Casa de Nariño.

"Buen viento y buena mar": Presidente del Congreso

Con este mensaje el presidente del Congreso de la República, Armando Benedetti le pidió a Juan Manuel Santos planes puntuales para sacar a Colombia de la lista de los 15 países más desiguales del mundo, a quien le propuso la creación de un Fondo Regional de Compensación.

A su vez que pidió una reforma política, que ratifique el compromiso del Legislativo y que le permita al Congreso recuperar su legitimidad.

Su discurso lo cerró abogando para que Colombia recupere sus relaciones con los países vecinos, particularmente con Venezuela, al tiempo que Benedetti destacó los notables resultados de los 8 años de Álvaro Uribe Vélez.

 

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?