| 7/31/2012 5:00:00 PM

A Colombia sí le interesa salvar San Andrés

La ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, María Ángela Holguín, señaló ante el Senado que su país nunca ha descuidado el litigio que afronta con Nicaragua por la soberanía de los cayos vecinos al archipiélago de San Andrés y Providencia en el Caribe.

"Los cayos siempre han pertenecido al archipiélago, no pertenecen al tratado, pero siempre se ha ejercido soberanía. Estamos tranquilos, la defensa siempre ha dicho eso", manifestó la ministra.

Añadió que "en ningún momento en este tiempo se ha descuidado este litigio, todo lo contrario, la gente que ha estado al frente, ante un evento como éste, se ha capacitado más y tiene un mayor conocimiento".

Holguín compareció en una sesión privada en el Senado en la que indicó que durante 11 años no se ha cambiado ese proceso.

Explicó, además, que el tribunal internacional está estudiando la posesión de los 6 cayos que rodean a San Andrés y la ubicación del meridiano 82, línea limítrofe entre Nicaragua y Colombia.

La posición de Colombia, dijo Holguín, es que la frontera se delimite entre el archipiélago y Nicaragua, y los centroamericanos dicen que "la línea se debe trazar entre la costa nicaragüense y Colombia continental, porque el archipiélago, para ellos, no cuenta".

Holguín expreso también su confianza en que antes de finalizar el presente año la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de la Haya adopte una decisión.

Y recordó que en 2007 esa misma corte determinó que San Andrés, Providencia y Santa Catalina, son posesión de Colombia, como lo indica el tratado Esguerra-Bárcenas de 1928.

Colombia y Nicaragua mantienen ese litigio en la CIJ por la posesión de los seis cayos que rodean la isla caribeña.

Nicaragua busca, además, que sean reconocidos como suyos unos 50.000 kilómetros cuadrados de aguas del Caribe.


EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?