| 8/5/2013 3:33:00 PM

Colombia más ambiental

Redujo su tasa de deforestación promedio anual a 147.946 hectáreas entre el 2011 y 2012, comparadas con las 238.273 hectáreas perdidas por año entre el 2005 y 2010.

El Ministerio de Ambiente reveló que esta nueva tasa oficial de deforestación se logró identificar gracias al fortalecimiento del sistema de monitoreo de bosques y carbono, que ha venido desarrollando el Ideam desde 2010, en coordinación con los mejores científicos internacionales y con el apoyo financiero de la Fundación Gordon y Betty Moore.

En el sistema se han invertido US$6 millones en su desarrollo y consolidación y permite tener cifras confiables y oficiales para tomar medidas efectivas para reducir la deforestación en el territorio nacional a nivel nacional y regional.

La reducción en la tasa de deforestación está en cerca de 90 mil hectáreas por año, lo que equivale a un 39% menos comprado con el periodo2005-2010, aunque muestra que la tasa promedio anual sigue siendo alta.

El estudio revela que las principales causas de deforestación en el país son la expansión de la ganadería extensiva, la expansión de frentes de colonización, los cultivos de uso ilícito, particularmente de coca, así como la tala y la minería ilegal.

La región más afectada por la deforestación sigue siendo la Amazonía, especialmente los departamentos de Caquetá, Meta y Guaviare, que concentran el 46% de la perdida de bosque del país, pese a que en la última medición para el 2011-2012, la deforestación disminuyó en esta región cerca de 10 mil hectáreas anuales.

Colombia perdió en total durante los años 2011 y 2012, 295.892 hectáreas de bosque natural, que equivaldría a 1,6 veces el área total del departamento del Quindío.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?