| 11/8/2013 7:20:00 AM

La suma de todos los males

El país atraviesa una fuerte turbulencia que llega desde todos los sectores. La salud, la educación, el agro, la política y el entorno internacional lo tienen caminando sobre una cuerda floja. ¿Hay crisis?

Quizás ha pasado desapercibido por algunos, pero el país atraviesa por estos días una fuerte crisis que no tiene un solo origen. Problemas con los agricultores que amenazan con un nuevo paro, los médicos protestando por la Reforma a la Salud, el lío con Nicaragua tiene nuevo capítulo y la capital ad portas de quedarse sin su alcalde, Gustavo Petro. Si todo lo anterior se une, tenemos un país convulsionado y mostrando la alerta roja del inconformismo.

Así está Colombia...

En pocas semanas se iniciará la negociación del salario mínimo, y con la actual inflación, 1,89%, probablemente las partes encargadas de la negociación no llegarán a un acuerdo respecto al alza para 2014. Por lo tanto, es posible que el Gobierno se veá obligado a expedirlo por decreto.

La sociedad aún reclama por la pérdida del mar territorial con Nicaragua el pasado 19 de Noviembre de 2012. Un ingrediente más a este hecho, fue el sobrevuelo de bombarderos rusos sin autorización del Gobierno Nacional, cometiendo así una infracción sobre el espacio aéreo colombiano.

Para el abogado especialista en derecho internacional, Ricardo Abello, esta situación no debe trascender más allá de una nota de protesta que deberá ser aclarada por el Gobierno de Rusia.

Sin embargo el precedente que esto sienta es que el país europeo le manda un mensaje claro a los Estados Unidos, ellos también están en la región y tienen aliados de este lado del mundo. Finalmente el destino de los aviones era Nicaragua, que junto a Venezuela, se han convertido en el ancla de los soviéticos en América Latina, específicamente en el Caribe.

Retrocediendo la página, encontramos el manejo que se le dio al Paro Agrario. No sólo por pensar que “aquí no hay un paro”, sino porque además después de solucionado el asunto, la inconformidad de los agricultores continuó.

Eso queda evidente en las palabras de Luis Cadavid, de Dignidad Cafetera que no sólo asegura que el Gobierno les ha incumplido sino que además lo ve “flojo” en las demás problemáticas sociales como lo es la salud, la educación y las negociaciones en La Habana.

”Los cafeteros vamos cada vez más, en picada, porque aún con el PIC estamos por debajo de los costos de producción es decir entre más se recolecta y más se vende, más se pierde porque no hay costos de equilibrio, es caótico y muy delicado lo que hay en el campo” dice Cadavid.

Pero el lío no para ahí, Cadavid manifiesta que los demás sectores agrícolas siguen fracasando, dado que el Gobierno se comprometió con unos puntos en Tunja para los cultivos de tierra fría con respecto a un decreto para restringir las importaciones de muchos productos y hasta la fecha no se conoce dicho decreto.

La crítica del agro es aún más grande pues además del decreto, se les prometió reducción en costos de insumos, específicamente el de los fertilizantes, y la restricción de importaciones, no obstante, los paperos continúan compitiendo con mercancía del exterior y a los lecheros les siguen llegando lactosueros que venden como leche, lo que tiene al gremio en una situación muy incómoda.

Por su parte Rafael Mejía, Presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, considera que si bien hay aspectos muy complicados en el campo, como lo son los precios, la tasa de cambio y las necesidades de asistencia técnica, las soluciones para solucionar estos ya se están implementando o ya se está trabajando el identificarlas para ponerlas en marcha.

Mejía aprovechó para referirse a dos temas más que está en la escena nacional, el primero, el proceso de paz con las Farc, y el segundo la situación por la que pasa la capital, que tiene a su alcalde a punto de ser destituido por el Procurador General, Alejandro Ordoñez, o revocado por sus electores.

En cuanto a la capital Mejía dijo que la ciudad es caótica, ya que no hay seguridad no hay vías, y por lo tanto “es un desastre”. Añadió que “serán los ciudadanos los que tengan que decidir si la falta de política que hay en la ciudad es lo que lo conviene a la capital”.

Frente a la discusión en La Habana señaló que “el país tiene que entender que o queremos la paz o no la queremos. La guerrilla está cambiando los votos por las balas, quieren dejar el sistema armado, para volver al sistema electoral, obviamente está poniendo condiciones y garantías para esa inclusión, lo cual es totalmente lógico. ¿Si usted estuviera en esa posición, qué haría? Esa es la pregunta que tienen que hacerse todos los colombianos, para estar seguros que lo que queremos sí es la paz, no a cualquier costo pero también entendiendo que toca ceder en la negociación” puntualizó el dirigente.

Cadavid, de Dignidad Cafetera opinó sobre este mismo aspecto que de lo que se ha dicho que ha pasado en La Habana no hay nada concreto. “De lo que salió del acuerdo de participación política sólo se ven cosas generales, nada en concreto, eso de que los partidos políticos tengan más participación democrática y pluralista, eso ya está desde el 91, no siento que esos principios de acuerdo tengan algo novedoso, son parámetros muy generales”.

Es por eso y por todo lo que centra la inconformidad de los agricultores que para las elecciones de 2014 no apoyará al presidente Santos. Incluso Cadavid aseguró que para los comicios electorales del año entrante apoyarán el partido del Senador Robledo (Polo Democrático) pues es éste el que históricamente más se ha preocupado por los intereses del Agro.

Así mismo señaló que el próximo tres de Diciembre los agricultores saldrán a marchar en Bogotá nuevamente, pero esta vez irán acompañados de quienes protestan por la Reforma a la Salud, la educación, la justicia y en general con todos los sectores que sienten que el Gobierno no está representando los intereses de cada uno de ellos.

Es así como Colombia está en una silenciosa sala de observación, la cautela se ha convertido en el pan de cada día. Las palabras tienden a ser mesuradas y las actuaciones coherentes, pues un paso en falso haría entrar al país en lo que los médicas llamarían “código azul” que agravaría más la coyuntura social y podría echar al traste con lo mucho o poco que se haya logrado tanto con los distintos sectores sociales y económico como en La Habana.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?