| 12/28/2010 5:00:00 PM

Colombia, balance 2010 y perspectivas 2011

En un informe publicado hoy por la Andi, se presenta el balance del 2010 y las perspectivas del 2011. El documento dice que la coyuntura reciente del país muestra un buen momento y que así lo reflejan los indicadores de crecimiento económico, comercio exterior, bolsa de valores, inversión, expectativas de empresarios y consumidores, e indicadores sociales, entre otros.

Pero, no es sólo el comportamiento reciente, también es importante recordar que ya Colombia es percibida internacionalmente como una economía emergente. Además, el país logró superar con éxito el impacto de la crisis financiera internacional y ya presenta un claro proceso de recuperación. Lo importante ahora es mantener esta buena dinámica y continuar con la ejecución de la agenda de competitividad que Colombia se trazó en los últimos años.


Un hecho relevante es que se ha puesto a prueba la solidez de la economía colombiana. El país ha enfrentado exitosamente períodos de auge y períodos de crisis internacionales. En los primeros, ha penetrado nuevos mercados y cada vez desempeña un papel más importante en el contexto internacional. En los segundos, ha enfrentado con éxito la crisis financiera internacional y en el último año ha mostrado un claro proceso de reactivación.


Para Colombia, el año 2010 puede calificarse como un año muy positivo, donde el país nuevamente mostró la solidez de sus fundamentales. Basta recordar que a finales del 2009, la mayoría de los analistas nacionales e internacionales esperaban, para 2010, un crecimiento del orden del 3%. Esta expectativa fue ampliamente superada y para este año el país se acercará al 5%.


Esta buena dinámica se generalizó a prácticamente todas las grandes ramas económicas y en materia de comercio exterior se aprovechó la recuperación de los precios de los commodities y se superó el cierre del mercado venezolano. También es importante destacar los avances en materia social: se redujo el desempleo, aumentó la cobertura en salud y los indicadores de pobreza también mejoraron. Tampoco puede pasarse por alto el papel que ha desempeñado la seguridad en el crecimiento y recuperación de la confianza en el país. El orden público y la seguridad ciudadana son pilares fundamentales para el desarrollo económico.


El 2010 también fue un año donde se puso a prueba la confianza de inversionistas, consumidores y, en general, los mercados. Aquí también los resultados son más que satisfactorios. Algunos ejemplos que evidencian esto son la recuperación de la inversión, el flujo de inversión extranjera, el aumento en la demanda interna, el comportamiento de la bolsa de valores y la mejoría en la apreciación de las calificadoras de riesgo. En este contexto, el país logró realizar la transición hacia el nuevo gobierno sin mayores traumatismos y con una renovada confianza en el país. Todo esto nos muestra un país con instituciones cada vez más fortalecidas.


El 2011 será un año muy importante para la economía del país. En la agenda, además de los proyectos legislativos discutidos en el Congreso, se encuentran otros temas de gran importancia, tales como, los TLC con los Estados Unidos, Canadá, Panamá y Corea; la vinculación de Colombia a la OECD; una relación más estrecha con el APEC y la normalización de las relaciones con los países vecinos.


La ambiciosa agenda legislativa incluye iniciativas de sostenibilidad fiscal, reforma a la salud, reforma a las regalías, mayor presión tributaria, reforma de los aranceles, para mencionar sólo algunas de ellas. También será el 2011, un año en el cual las empresas estarán expuestas a una mayor competencia, por cuenta de la reforma arancelaria, la cual necesariamente debe ajustarse, teniendo en cuenta los problemas en la clasificación de algunos bienes y la existencia de protecciones negativas, entre otros. Pero incluso con las modificaciones pertinentes, el sector productivo enfrentará una fuerte competencia que exige un monitoreo, prácticamente semanal, para así evitar un impacto desfavorable sobre el crecimiento y el empleo.


En el 2011 también habrá que enfrentar las secuelas que ha dejado la ola invernal en vidas humanas, en destrucción de viviendas, en hogares damnificados y en hectáreas y vías afectadas. En este caso, la recuperación debería convertirse en una oportunidad, buscando que el proceso de reconstrucción posterior a la mejoría, pueda ayudar a jalonar más crecimiento.


Pero, más allá de la coyuntura, hay que empezar a ejecutar una estrategia con metas de crecimiento de 7% u 8%, que permita lograr un verdadero desarrollo económico y social.


Este reto es posible si se tienen en cuenta los importantes avances en la última década. En esta dirección, se destaca como positivo la divulgación del Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014 “Prosperidad para todos”, donde se dejan de lado las metas modestas y se apunta hacia un país más competitivo con mayor presencia internacional. Es el caso de la meta de crecimiento del 6.2% hacia el año 2014, la reducción de 6 puntos en el indicador de pobreza, la disminución del desempleo a tasas menores al 9% y la búsqueda de una mayor convergencia regional.


En materia de competitividad, el país también ha logrado avances importantes en la última década y uno de los mayores logros de los últimos años ha sido otorgarle a la competitividad un papel protagónico en la agenda del país. De acuerdo con el informe del Foro Económico Mundial (FEM), Colombia ocupa el lugar 68 entre 139 países, donde cabe resaltar que fue uno de los pocos que, posterior a la reciente crisis financiera, logró mejorar su situación. Por su parte, en el indicador del Banco Mundial, Doing Business, Colombia ocupa el lugar 39 dentro de un total de 183 países, donde los factores más destacados son la protección a inversionistas y la facilidad para concretar negocios, ocupando los puestos 5 y 29, respectivamente. Sin embargo, aunque las anteriores cifras muestran la buena posición relativa del país en materia de competitividad, también son signo del largo camino que queda por recorrer. Algunos de los aspectos donde se presenta mayor retraso son, según el reporte del FEM, infraestructura, educación básica, salud e instituciones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?