Dinero.com Revista Dinero

Camioneros buscan la manera más viable para modernizar su flota.

| 9/21/2013 7:00:00 AM

En busca del modelo de renovación de camiones

Proponen creación de una Bolsa Camionera que sirva como herramienta alternativa a la política de equipamiento y modernización del parque automotor.

Los transportadores de carga por carretera pusieron a consideración de la ministra de Transporte, Cecilia Álvarez Correa, la creación de una Bolsa Camionera que sirva como herramienta alternativa a la política de equipamiento y modernización del parque automotor, hoy en medio de vacíos, interrogantes e imprecisiones.

A juicio de Colfecar, el mecanismo alternativo de Bolsa Camionera vincula recursos frescos para la desintegración vehicular, sin necesidad de acudir a la figura de gravamen a los combustibles para estos efectos porque dicho impuesto representa un impacto oneroso para todo el sector transportador, en contraposición al impacto bien localizado de la transacción entre particulares, cuya afectación corresponde únicamente a los propietarios interesados en dicha transacción.

La Bolsa permitiría captar recursos adicionales a los actuales, mejorando la ejecución de los programas de chatarrización y beneficiando de manera inmediata a los interesados en dichos procesos. Este mecanismo llevará a los interesados en programar sus retiros beneficios inmediatos.

Los transportadores aseguran que la nueva opción evitaría la asignación a concesionarios, la chatarrización de vehículos con apoyo en vigencias futuras, evitando el costo financiero que ello supone y que se traduce en menores unidades desintegradas.

El presidente de la Federación Colombiana de Transportadores de Carga por Carretera (Colfecar), Jaime Sorzano Serrano, afirmó que la Bolsa en mención requeriría, de recibir su bendición, de procesos tales como la matrícula de vehículos nuevos, el retiro de automotores por desintegración para reposición, por vehículos usados así como nuevos y sin reposición.

Explicó que la bolsa camionera entraría en operación como un mecanismo alternativo a la regulación hoy existente y a manera de supuesto atendería transacciones de compra venta de vehículos entre particulares, involucrando el proceso de desintegración vehicular como requisito para la matrícula de vehículos nuevos.

Agregó que no estarían dados límites en el número de vehículos a desintegrar por cada propietario y los montos de transacción por vehículos a chatarrizar serían los estipulados en la regulación relativa a pólizas o cauciones recientemente eliminada. En la propuesta, se introduce la observancia de la vida útil vehicular de manera inmediata.

Sobre los actores, la bolsa camionera giraría alrededor de propietarios de vehículos interesados en matrículas de automotores interesados en el retiro de unidades por reposición. Estarían dentro de esta bolsa los dueños con el deseo del retiro definitivo sin reposición y los concesionarios y distribuidores de vehículos.

Otros actores serían las entidades fiduciarias, los concesionarios, las empresas desintegradoras, la Bolsa mercantil o equivalente y las autoridades competentes.

“Este mecanismo tiene la ventaja de la formalidad y transparencia de las operaciones, evitando la acción perturbadora de intermediarios o de intereses subalternos que han venido afectando los programas correspondientes”, dijo Sorzano.

Sobre el procedimiento, el presidente de Colfecar anotó que se haría necesaria la postulación del interés de adquirir y de matricular vehículos indicando marca, modelo con una notificación a la Bolsa por parte del interesado. Los propietarios deben expresar su interés de vender vehículos para chatarrizar.

Cabe anotar que la Bolsa pone en contacto a compradores, vendedores e informa a los concesionarios que a su vez contactarán a interesados y tenedores de su marca para formalizar las negociaciones. “La Bolsa en propuesta adelanta trámites, estudia documentos, recibe dinero del adquirente, consigna en fiducia a favor del vendedor de vehículos para chatarrizar y, contacta a firma desintegradora para adelantar el proceso”.

La Bolsa, dice el dirigente, tramita la cancelación de la matrícula y desembolso de los recursos en fiducia a favor del vendedor. De igual forma tramita la autorización de matrícula a favor del interesado de la misma.

“A juicio de Colfecar estas son las novedades básicas de los actores del mercado que orbitan alrededor de los trámites vinculados al parque automotor. Creemos que una política pública debe encaminarse a atender las necesidades legítimas de dichos actores, involucrando a la vez medidas que incentiven la modernización de los equipos y el equilibrio deseable entre oferta y demanda”, consideró el dirigente gremial en una carta remitida a la titular de la cartera de Transporte.

El problema sectorial

En consideración del gremio de transportadores de carga por el modo carretero, la normatividad vigente tiene como gran inconveniente la acumulación de un número importante de vehículos de modelos antiguos en el mercado.

De manera paralela hay, según el gremio, importantes limitantes para la utilización expedita de los recursos recaudados para desintegración vehicular en poder del Ministerio de Hacienda. “Cerca de 1.1 billones de pesos deben diferirse en el tiempo para su ejecución, en un horizonte de cinco años”.

“Se proyecta agilizar su ejecución mediante desintegración inmediata con pago diferido a un concesionario, lo cual generará costos financieros con impacto en el número de unidades a desintegrar. De igual manera se plantea cargar el costo financiero de tasas blandas de interés para los recursos de Bancoldex, con cargo a estos recursos, lo cual así mismo impactará el número de unidades a chatarrizar”, aseveró Sorzano Serrano.

El vocero indicó que la falta de una vida útil vehicular constituye una limitante para la desintegración de vehículos de modelos antiguos. Estimó también que hay incertidumbre en la calidad y veracidad de la documentación de los vehículos de modelos antiguos aptos para desintegración.

“Si bien es cierto, existe claridad respecto a la obligación de reposición uno a uno, no existe claridad ni garantía para que aquellos interesados en matricular vehículos nuevos puedan cumplir efectivamente el requisito “uno a uno”. Para ello dependen de la voluntad de quienes posean vehículos para chatarrizar, lo cual le asigna una ventaja discriminatoria a ciertos propietarios en detrimento de otros”, concluyó  Sorzano.

Colfecar espera que la respuesta por parte del Gobierno se dé en Cartagena con ocasión del XXXVIII Congreso Nacional del Transporte que se cumplirá entre el 2 y el 4 de octubre próximo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×