| 2/16/2016 12:10:00 AM

“Rajados” en seguridad alimentaria

Las condiciones de seguridad alimentaria en el país, aunque han mejorado, continúan siendo complejas. Según datos la Encuesta Nacional de Situación Nutricional, el 42,7% de la población no tiene suficientes alimentos para llevar una vida saludable y balanceada.

La situación es tan compleja que cifras del Instituto Nacional de Salud, indican que el año anterior murieron 260 niños menores de cinco años por diferentes patologías, incluyendo desnutrición dentro de sus diagnósticos. En lo corrido del año 2016, han muerto 11 menores de cinco años.

Con el fin de reducir estas cifras y aportar para que la niñez colombiana tenga unas mejores condiciones alimentarias, la Asociación de Bancos de Alimentos de Colombia  (Abaco), en alianza con 4 empresas y 9 Bancos de Alimentos asociados gestiona la implementación del Programa Desayunos Saludables en Colombia.

Con el programa –que se ejecuta desde hace dos años- se impacta a más de 3.400 niños y niñas en situación de vulnerabilidad, ubicados en 9 ciudades del país, a través de 44 instituciones sociales.

De este proyecto forman parte las compañías Alpina, Kellogg y Alquería que aportan el cereal y la leche del desayuno, la empresa de transporte Blu Logistic y  9 bancos de alimentos ubicados en Barranquilla, Bogotá, Manizales, Cartagena, Cúcuta, Ibagué, Neiva, Pereira y Villavicencio.

En estos dos años, el programa ha entregado 27 toneladas de cereal, 180 mil litros de leche y 78 toneladas de fruta.

Uno de los grandes problemas es el desperdicio de alimentos. Ana Catalina Suárez, directora de Abaco, señala que en el retail solo se rescata el 4% de los alimentos que corresponden a alrededor de 3.700 toneladas, mientras se pierden 90.000 toneladas.

En el sector agropecuario, el dato es aún más preocupante pues solo se rescatan alrededor de 800.000 toneladas, es decir, el 1%, de todo lo que se produce con un desperdicio superior a 1,4 millones de toneladas.

Estas cifras ponen en evidencia que falta mucho camino por recorrer, pues aún en el país no se ha generado la conciencia de no votar alimentos. Para Ana Catalina Suárez, hay un tema complejo y es que el estado no se ha preocupado por el desperdicio de alimentos y no hay ningún tipo de reglamentación que genere ese cambio de actitud.

Por esta razón, desde la Asociación de Bancos de Alimentos hacen un llamado a las empresas productoras, comercializadoras, de retail, personas naturales, academia y, en general, a la sociedad para que contribuyan con esta causa por medio de donaciones de alimentos, de dinero o en especie.

Según la FAO, alrededor de 795 millones de personas en el mundo no tienen suficientes alimentos para llevar una vida saludable y activa. Eso es casi uno de cada nueve personas en la tierra.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?