| 2/5/2014 3:50:00 PM

Celulares falsificados impactan la economía

Los dispositivos pirateados causan pérdidas de US$6.000 millones por año a la economía global.

La venta en el mercado negro de celulares falsificados y de baja calidad, denominados “sub-standard”, causa pérdidas de US$6 mil millones por año a la economía mundial, revela un nuevo estudio global profundizado, llevado a cabo por el Mobile Manufacturers Forum (MMF).

“Según el estudio, se estima que en 2013 se vendieron cerca de 148 millones de dispositivos móviles falsificados o de baja calidad en sitios minoristas visibles, y muchos más en tiendas minoristas no oficiales, sitios de subastas online y en los mercados negros locales,” señala Michael Milligan, Secretario General del MMF.

“Si consideramos que estos dispositivos se venden al consumidor final a un precio promedio mundial de US$ 45, nuestra estimación conservadora de US$ 6 mil millones en ventas ilegales representa una pérdida financiera masiva para los gobiernos y para el sector de telefonía celular,” agrega Milligan.

Impactos negativos en los consumidores y las redes móviles

Los teléfonos móviles son uno de los productos más pirateados del mundo, pero todavía no se toma real conciencia de los impactos negativos que estos dispositivos tienen en los consumidores y las redes móviles.

“Los teléfonos falsificados son producidos con materiales más baratos y de calidad inferior, que contienen niveles peligrosos de materiales pesados, como plomo, y productos químicos, que aparecen en concentraciones hasta 40 veces mayores que los estándares recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y adoptados por la industria,” comenta Aderbal Bonturi Pereira, Director del MMF para América Latina.

Además, los teléfonos falsificados ejecutan sistemas operativos de menor calidad. Existen innumerables casos de aplicaciones fraudulentas que recopilan y transmiten datos confidenciales personales del usuario.

Según Aderbal, “Estos dispositivos del mercado negro, además de ser fabricados y vendidos con materiales y aplicaciones de calidad inferior a la exigida por las autoridades reguladoras  gubernamentales, no son probados ni homologados conforme a las normas internacionales adoptadas. Por ese motivo, su desempeño en las redes de las compañías operadoras perjudica la calidad y causa frecuentes interrupciones de llamadas y fallas en el acceso a las redes. Ello implica también la degradación del desempeño de la red móvil para todos los usuarios, con el consiguiente deterioro de la cobertura, calidad de llamada y velocidad de Internet móvil”.

De acuerdo con el estudio del MMF, los ensayos de laboratorio realizados en más de 50 dispositivos falsificados revelaron que la mayoría de ellos no obtuvo aprobación en pruebas básicas de conformidad al ser comparados con normas internacionales de telecomunicaciones para conectividad de red, lo cual se traduce en un porcentaje muy elevado de llamadas interrumpidas para los usuarios.

De esa manera, la cobertura de red se reduce significativamente, conforme aumenta la cantidad de dispositivos de baja calidad que se conectan a la red. Esto genera “áreas de sombra” o fallas de cobertura que sólo podrían corregirse mediante la instalación de más estaciones base. En ese sentido, el aumento en la cantidad de antenas podría ser del orden del 80%.

Cómo combatir el problema

“Los gobiernos pueden combatir el problema creciente de los teléfonos falsificados mediante la adopción de nuevas tecnologías ya disponibles para identificar y bloquear dispositivos falsos de baja calidad que  operan en la red móvil,” explica Aderbal.

El estudio del MMF, resultado de más de un año de analices realizadas con la participación de las mayores marcas muestra que, sólo en la India, las falsificaciones constituyen más del 20% del mercado de telefonía móvil, lo cual cuesta al sector US$ 1.500 millones en ventas perdidas, y al gobierno, US$ 85 millones en perjuicios fiscales directos, además de aproximadamente US$ 460 millones en perjuicios fiscales indirectos.

En septiembre de 2012, por ejemplo, la Comisión de Comunicaciones de Kenia desconectó el servicio móvil de cerca de 1,5 millones de dispositivos falsificados, gracias al uso de nuevas tecnologías de identificación y bloqueo.

Cuidados al momento de comprar

Muchas veces sin saberlo, los usuarios compran en Internet productos falsos o de mala calidad, en busca de un precio más bajo.

“Los consumidores deben tener mucho cuidado al buscar en Internet para comprar un nuevo celular, sus accesorios o repuestos. La mayoría de las falsificaciones imitan el diseño y las marcas de los productos originales, con el objetivo de engañar deliberadamente al consumidor,” comenta Aderbal.

“Otras versiones falsas de baja calidad, conocidas como “substandard”, pueden no violar los derechos de propiedad intelectual y parecer competidores legítimos de los modelos genuinos, pero son fabricadas sin aprobación gubernamental, sin pruebas ni certificaciones, y pueden presentar rápidamente defectos graves, con consecuencias potencialmente peligrosas para el consumidor.”

Algunas señales para identificar teléfonos falsos:

Número IMEI. Cada teléfono celular original tiene un número de serie único para registrarse en la red operadora. Los teléfonos falsos y no certificados suelen tener números IMEI duplicados o no válidos.
 
Precio. Si el precio parece demasiado bueno para ser real, probablemente no sea real. Es falso.

Mala calidad. Verifique la presencia de impresión borrada, palabras con errores ortográficos, etiquetas rotas y señales obvias de defectos de fabricación.

Sin garantía. Todos los fabricantes genuinos de teléfonos celulares ofrecen una garantía limitada que cubre el dispositivo, el software y los accesorios. Los productos del mercado negro no ofrecen ninguna garantía.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?