| 2/17/2014 5:50:00 AM

Canadá quiere más negocios con Colombia

Hasta ahora el foco de inversión proveniente del país norteamericano es minería, pero esperan incrementar sus negocios en otros sectores, especialmente infraestructura.

La dinámica económica que vive el país sigue llamando la atención en el mundo, tanto así que Canadá decidió establecer una oficina (Export Development Canada -EDC-) para promover las posibilidades de inversión en el país y para que, así mismo, los colombianos exploren las oportunidades que pueden tener apalancados con el país norteamericano.

Además, representantes de la entidad canadiense aseguran que han evidenciado especial interés de algunas empresas en el desarrollo de infraestructura, pues les ha llamado la atención el modelo de adjudicación de proyectos, las concesiones 4G.

También destacan que el país, por su posición geográfica y estabilidad económica y jurídica, se ha consolidado como un centro de negocios para la Región Andina y para Latinoamérica, sin contar que sigue creciendo el interés en el sector petrolero y minero.

El representante de Infraestructura y Financiamiento de Proyectos de EDC, Gustavo Galvis, reconoce que Colombia es un jugador clave en la Alianza del Pacífico, donde Canadá es uno de los países observadores, “hay que estar donde están sucediendo las cosas”, dice.

“En infraestructura, los empresarios están muy interesados en los programas de cuarta generación de concesiones. Se trata de un programa bastante ambicioso y hay muchas compañías canadienses con la experiencia y el conocimiento”, asegura Galvis.

Explica que el país ha entrado en muchos tratados de libre comercio, pero la infraestructura definitivamente no tiene el nivel para aprovechar dichos acuerdos. “La infraestructura es clave para poder llegar al siguiente nivel, hay que pensar que Canadá no existe sin infraestructura y por eso tiene la experiencia tanto en el desarrollo de las obras como en el modelo de asociaciones público-privadas”, sostiene.

En eso coincide otro de los directivos de EDC, Stephen Benoit, representante ejecutivo de la Región Andina, pues destaca que las empresas canadienses han estado activas por más de 35 años en el país: “financiamos la construcción del puerto para Cerrejón, estuvimos en el despliegue de redes de comunicación, también en proyectos de exploración de petróleo”.

A propósito de ello, enfatiza en que EDC ha sido pionero en los financiamientos de proyectos petroleros y ha apoyado a la mayoría de las empresas canadienses de ese sector con presencia en el mercado colombiano: Petrominerales, Canacol, Pacific Rubiales, entre otras.

Benoit dice que las relaciones se han estrechado no solo por el Tratado de Libre Comercio (TLC) sino también por la sinergia natural que existe entre los dos países al trabajar con recursos naturales: minería y agricultura.

La operación de Canadá en el país ha crecido de manera significativa en cuanto a volumen de negocios, los cuales se han incrementado en cerca de 50% en los últimos años, pero solamente en 2013 EDC facilitó negocios por US$465 millones y en cuanto a número de clientes apoyó a 216.

Hace 5 años, cuando la oficina empezó a cubrir la operación en la Región Andina, para hacer negocios con Colombia solo existían 110 clientes, lo que pone en evidencia el nuevo atractivo que tiene el país en el exterior.

Para Colombia, Canadá es el quinto país desde donde más proviene inversión extranjera, representando cerca de US$1.700 millones que se registraron en 2012, justo cuando entró en vigencia el TLC.

EDC impulsa negocios cercanos a los US$100.000 millones relacionados con empresas canadienses y financia hasta US$16.000 millones al año, facilita inversiones en cerca de 200 mercados alrededor del mundo y en Colombia llevan activos hace muchos años.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?