| 7/1/2013 10:00:00 AM

Campesinos dijeron sí al diálogo

Campesinos de la región colombiana del Catatumbo, fronteriza con Venezuela, aceptaron la invitación del presidente Juan Manuel Santos a una reunión el martes en Bogotá para buscar soluciones al paro iniciado hace 20 días, informaron hoy a Efe fuentes legislativas.

El copresidente de la Comisión de Paz de la Cámara de Representantes, Iván Cepeda, señaló que la determinación fue anunciada a través de un comunicado emitido por Asociación Campesina del Catatumbo (Ascamcat)., que reúne a los labriegos que protestan.

"Básicamente los campesinos dijeron que aceptan ir a Bogotá a la reunión a la que los invitó el presidente", señaló Cepeda, quien agregó que "como muestra de voluntad" desbloquearon la carretera que lleva a Ocaña, la segunda ciudad de Norte de Santander, departamento fronterizo con Venezuela y una de las dos en donde se concentran los manifestantes.

Cepeda, al igual que los también parlamentarios Ángela Robledo y Hernando Hernández, visitó la zona de las protestas y dialogó con los campesinos que reclaman del Gobierno la suspensión de la orden de erradicación manual de hoja de coca, alternativas a esos cultivos ilícitos, la declaración de una Zona de Reserva Campesina y el fin de los grandes proyectos de minería y agroindustria.

Ayer, Santos invitó a los campesinos a Bogotá para que dialogaran con los ministros del Interior, de Hacienda, Agricultura, Defensa y el Alto Consejero para el Diálogo Social, Luis Eduardo Garzón, para que llegar "a unos acuerdos".

Cepeda explicó que las propuestas de los campesinos al Gobierno están contenidas "en un plan de desarrollo viable" que contempla la creación de zona de Reserva Campesina, entre otras cosas.

Lamentó que el paro que se inició el pasado 10 de junio, haya dejado cuatro muertos y 49 heridos y que "fuera reprimido" de forma violenta por el Estado.

Indicó, además, que la Comisión de Paz hará un seguimiento a los diálogos que se hagan en Bogotá y pedirá una investigación a la Fiscalía por la muerta de esas cuatro personas.

En la mañana, los campesinos habían manifestado que el paro seguía porque no les habían comunicado oficialmente la invitación del presidente Santos.

Los diálogos entre los delegados del Gobierno y los campesinos quedaron suspendidos desde la noche del viernes porque las partes no pudieron llegar a un acuerdo sobre las peticiones de los labriegos.

Los campesinos le piden al Gobierno cambiar al consejero Garzón, de quien dijeron "enreda el diálogo, pero no ayuda".

La protesta congrega unos 16.000 manifestantes de la zona, de los cuales cerca de 11.000 están en Ocaña, y unos 5.000 en Tibú, una importante zona petrolera.

EFE / D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?