| 5/31/2016 6:03:00 PM

Campesinos colombianos en paro piden a Gobierno que no les dé trato represivo

Representantes de la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular, que inició este lunes un paro agrario contra las políticas del Gobierno, pidieron al presidente, Juan Manuel Santos, un trato "político" y no "militar y represivo" para poder llevar a cabo sus protestas.

;
EFE

"Hemos recibido del Gobierno un tratamiento de guerra (...) Es evidente que no hemos contado con las garantías para el libre ejercicio de la protesta social, y la situación de derechos humanos se agrava cada vez más", dijo en Bogotá a periodistas el portavoz de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), Luis Fernando Arias.

Durante la primera jornada de la huelga se produjeron concentraciones en las que participaron 70.000 personas en 27 de los 32 departamentos del país y murió un indígena que protestaba en la aldea de La Delfina, que forma parte de la ciudad de Buenaventura, en la costa del Pacífico.

El fallecido, identificado como Willington Quibarecama Nequirucama, murió cuando cayó de un viaducto al evitar una tanqueta del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía durante unos enfrentamientos entre agentes y manifestantes.

Arias también denunció que otro de los participantes de las marchas fue herido en el brazo izquierdo por las autoridades con arma de fuego.

Asimismo, advirtió que la manera en la que han sido tratados "no puede ser" la de un Gobierno "que se precia de defender y buscar la paz", en referencia a las negociaciones para el fin del conflicto armado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"A pesar de este tratamiento de guerra nos vamos a sostener y vamos a seguir exigiendo los cambios requeridos para el sector agrario nacional. Somos actores civiles y políticos y no se nos puede equiparar a un grupo armado", aseguró.

La Cumbre Agraria reiteró además su apoyo a las negociaciones de paz que el Gobierno lleva a cabo con las FARC y las que espera iniciar próximamente con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), las dos guerrillas del país.

La protesta iniciada ayer se convocó "frente a los incumplimientos" del Gobierno y la "profundización de sus políticas neoliberales" que consideran "han entregado la soberanía a las transnacionales", explicó la ONIC.

Asimismo, los convocantes se mostraron en contra de la política minero-energética y "de las contrarreformas legislativas (...) que atentan contra las libertades".

El objetivo es forzar al Gobierno a que reconduzca sus políticas para conseguir "la paz con justicia social y ambiental".

Las protestas se extenderán de manera "indefinida" hasta que se instale una mesa de negociación para garantizar el cumplimiento de promesas gubernamentales de 2014, como el desembolso de $250.000 millones (unos US$80 millones) para un fondo de fomento agropecuario de los que solo se ha entregado el 40%, según Arias.

Mientras, Santos pidió hoy que quienes se unan al paro agrario respeten la ley y no vulneren los derechos de otros ciudadanos.

"El Gobierno ha sido totalmente respetuoso -eso es parte de nuestro talante- de las protestas sociales, de las movilizaciones, siempre y cuando se hagan dentro de la ley y no vulneren los derechos de otros colombianos", dijo Santos en la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo.

Gobierno colombiano se declara dispuesto a hablar con organizadores de huelga

El ministro colombiano de Interior, Juan Fernando Cristo, dijo hoy que el Gobierno está "dispuesto al diálogo" con la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular, que inició una huelga agraria este lunes contra las políticas del Ejecutivo.

"No aceptaremos vías de hecho, desde el Gobierno estamos dispuestos al diálogo", aseguró Cristo, según declaraciones divulgadas por su despacho.

El ministro mantuvo hoy una videoconferencia con las autoridades civiles y militares de los 32 departamentos del país para revisar la situación de orden público con motivo de las movilizaciones de sectores indígenas y campesinos.

Al finalizar, dijo que la situación es tranquila en la mayor parte de Colombia, si bien "se está presentando un bloqueo de indígenas Awá entre Pasto y Tumaco", en el departamento de Nariño, en el suroeste del país, "que ya se está resolviendo sin contratiempos".

Por otro lado, Cristo afirmó que "el Gobierno no aceptará las vías de hecho que afecten los derechos constitucionales de quienes no están en manifestación", en consonancia con las declaraciones dadas hoy por el presidente Juan Manuel Santos, quien pidió que las protestas "no vulneren los derechos" del resto de ciudadanos.

Los sectores campesinos de Colombia organizaron otras dos huelgas en agosto y septiembre de 2013 y en abril y mayo de 2014, que concluyeron con sendos acuerdos con el Ejecutivo para la celebración de reuniones frecuentes entre representantes del Estado y las diferentes mesas regionales.

Sin embargo, los líderes campesinos han denunciado en múltiples ocasiones que en esos encuentros el Gobierno no ha concretado respuestas a sus reivindicaciones.

En alusión a esta crítica, el ministro dijo que "no se puede confundir los compromisos pactados y ejecutados con las discusiones de la mesa única sobre los modelos económicos y agropecuarios del país", sobre los que no aportó más detalles.

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?