| 6/17/2008 12:00:00 AM

Camioneros colombianos levantan paro

Tras una reunión con el presidente Uribe y conseguir promesas de mejoras para el sector del transporte de carga, el gremio levantó un paro indefinido.


El paro comenzó la medianoche del domingo y se extendió 22 horas, hasta que directivos de la Asociación Colombiana de Camioneros (ACC), luego de la reunión con Uribe en la casa de gobierno, anunciaron el lunes por la noche que levantaban la medida.

"Levantamos la inmovilización camionera esta misma noche y nos ponemos a trabajar", dijo Nemecio Castillo, presidente de la ACC, a los periodistas tras la cita con el mandatario.

Entre otros reclamos, la ACC, la mayor del país con entre 130.000 a 150.000 camiones afiliados, pedía el cumplimiento de la llamada tabla de fletes, o los pagos que recibe el camionero por la cobertura de las distintas rutas en los 32 departamentos del país, así como créditos blandos oficiales para la compra de nuevas unidades.

Uribe dijo que el gobierno estudiaría emitir un decreto para reforzar el cumplimiento de la tabla de fletes, cuyas tarifas no se cumplían porque ante una sobreoferta de camiones en el mercado, las empresas tenían la opción de negociar una tarifa menor con algunos transportadores.

Adicionalmente, el gobierno gestionará que la banca oficial aumente plazos de pago y rebajen las tasas de interés para los créditos destinados a compra de nuevos camiones, dijo la casa de gobierno en una nota divulgada por internet.

La ACC, según habido dicho Castillo, aspira créditos oficiales con intereses de 0,8% para renovar su flotas de vehículos, en cambio del 1,8% a 2,2% que paga actualmente en la banca comercial.

Las partes no mencionaron el tema de las alzas del precios de los combustibles, como el diesel usado por los camiones y que ha repuntando 16% en los últimos 12 meses.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?