| 3/18/2011 12:00:00 AM

Camino de espinas

Dinero habló con el embajador de Colombia en Washington, Gabriel Silva, sobre lo que le espera al país en el complicado congreso estadounidense.

No son días fáciles para la misión diplomática de Colombia en Washington. Se acabaron las preferencias arancelarias del Atpdea, se cumplieron cinco años desde que el TLC entró en el congelador del congreso americano y se siguen recortando los recursos del Plan Colombia. A pesar de esa difícil coyuntura, la semana pasada ocurrió un hecho histórico para Colombia: por primera vez desde que se posesionó el presidente Obama, la Casa Blanca se reunió con el Congreso para hablar sobre el futuro de las relaciones comerciales con nuestro país. Dinero dialogó con el embajador en Washington, Gabriel Silva.

¿Cómo nos fue en la pasada audiencia?

Esa audiencia la presidió el senador Max Baucus, quien visitó el país hace un par de semanas, y fue contundente. Se hizo evidente que existe un consenso bipartidista, donde la mayoría y la minoría están de acuerdo en la urgencia de aprobar el TLC con Colombia. Es más, fueron claros en señalar que, sin Colombia, tampoco van con Corea del Sur. Hubo total acuerdo en la urgencia de aprobar las preferencias arancelarias.

Pero Ron Kirk dijo que el TLC con Corea del Sur es muchísimo más importante que el de Colombia…

Eso no fue lo que yo entendí. Kirk dijo que la economía de Corea del Sur era una de las más grandes del mundo, cosa que es cierta. En su reciente discurso sobre el Estado de la Nación, el presidente Obama mencionó los tres países (Corea del Sur, Colombia y Panamá). En la Cámara y el Senado existe una amplia mayoría que ha solicitado que se presenten todos juntos. La administración Obama dice que quiere todos esos tratados aprobados este año.

La diferencia es que Corea sí es importante para los gringos...

Mire, a veces los colombianos perdemos la perspectiva de lo que representa nuestro país. Colombia es uno de los principales mercados para los exportadores estadounidenses, tanto de alimentos como de productos industriales.. La comunidad de negocios se ha movilizado para defender nuestro TLC. Todos los periódicos han editorializado a favor nuestro. Imagínese, el Wall Street Journal y el Washington Post -los polos opuestos del periodismo gringo- ambos respaldando el TLC con Colombia.

¿Entonces van a presentarse los tres tratados al tiempo?

Hay múltiples expresiones de ambos partidos en el sentido de que quieren los tres tratados ya. Le corresponde a la Administración la iniciativa y la decisión metodológica.

¿Y alcanzarían a presentarse antes del 1o de julio, como lo pide el congresista Dave Camp?

Camp es el presidente del poderosísimo Comité de Medios y Arbitrios, y cuando dice algo todos escuchan. La misma posición la comparte el presidente de la Cámara, John Boehner, que comanda la mayoría republicana.

Hace 8 años se inició la negociación del TLC. ¿Qué capítulos ya están obsoletos?

Ese es un tema que le corresponde al Ministro de Comercio. La posición definida por el presidente Santos y su ministro es que el texto no se va a modificar.

¿Pero habrá cambios en el tema laboral?

Hemos iniciado un diálogo para entender mejor cuáles son los temas de interés adicionales. No nos olvidemos que siempre, cada Administración tiene asuntos que quiere ver reflejados en sus negociaciones internacionales. Así fue con el Nafta, cuando pasó de Bush padre a la administración Clinton. Vamos a ver.

¿Y en el tema ecológico-ambiental?

No hemos oído nada nuevo en cuanto a ese asunto.

¿Qué va a pasar con el Atpdea?

Estamos trabajando día y noche para lograr su extensión que, por lo demás, no ha sido posible, no por Colombia sino por la dinámica de la confrontación partidista doméstica en Washington.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?