| 6/10/2011 8:00:00 AM

Calamidades millonarias

Los dramáticos fenómenos climáticos han dejado cuantiosas pérdidas económicas y humanas durante el primer semestre alrededor del mundo. Este será uno de los años más duros para la industria de seguros.

El clima se está convirtiendo en la mayor amenaza financiera para las compañías de seguros y reaseguros del mundo. Sin haber terminado el primer semestre, esta industria prevé que este año superará el récord histórico de pagos de siniestros alcanzado en 2010, por US$218.000 millones y que resultó tres veces superior al de 2009, por US$68.000 millones. ¿Cuál es el balance?

Desastres naturales como los terremotos de Japón -que afectó la central de Fukushima y provocó uno de los peores desastres nucleares-, Lorca (España) y Christchurch (Nueva Zelanda); los tornados y tormentas en Estados Unidos y las inundaciones en Colombia, Australia, Sri Lanka, México, Venezuela y Filipinas, entre otros países, han cobrado a su paso miles de vidas humanas, dejando millones de damnificados y cuantiosas pérdidas económicas.

Solo el terremoto de Japón le costará a la industria unos US$70.000 millones -aunque las pérdidas se estiman en más de US$235.000 millones-, que serán asumidos principalmente por las aseguradoras niponas.

Los efectos de estos desastres ya se han comenzado a notar en los resultados. Las tres más grandes del mundo ya lo reportaron en sus balances del primer trimestre: la alemana Munich Reinsurance informó que sus pérdidas del primer cuatrimestre alcanzaron los US$948 millones; la suiza Swiss Re perdió US$665 millones, mientras la británica Lloyds anunció pérdidas por US$3.800 millones.

Este resultado abrió la discusión sobre un replanteamiento en las coberturas, productos y costos de las pólizas de seguros y reaseguros que a nivel mundial.

Y aunque las aseguradoras han sentido el primer impacto, también los gobiernos están pagando la 'factura' que dejan estos desastres naturales. En muchos casos, han tenido que revisar sus cuentas fiscales para iniciar las labores de reconstrucción de infraestructura, cuyo monto todavía no se ha estimado. Solo en Japón se estima que las inversiones de la próxima década tendrán que superar los US$200.000 millones.

Ahora, la mayor preocupación se centra en lo que pasará en el segundo semestre. El primero de junio arrancó la temporada de huracanes que va hasta el 30 de noviembre y se anticipa que esta será la temporada más fuerte de los últimos 50 años.

La temporada climática luce borrascosa alrededor del mundo. Por eso, en la agenda de los gobiernos deben tener prioridad los temas de prevención y atención de desastres.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?