| 8/29/2010 10:00:00 AM

Brasil le apostará a los biocombustibles

Ese país está buscando fomentar su producción de biocombustibles y generar empleo en la industria, instando a grandes compañías del rubro a comprar la materia prima de pequeños agricultores.

La iniciativa sobre biocombustibles es similar a la del programa de etanol de caña de azúcar, que redujo ampliamente la dependencia de Brasil de combustibles fósiles para su uso en el transporte.

Los siguientes son los factores clave del sector de los biocombustibles en Brasil:

* Brasil comenzó a desarrollar etanol en base a caña de azúcar durante la crisis energética internacional hace más de 30 años, a fin de reducir su dependencia de la gasolina importada.

Ahora es el segundo mayor productor de etanol del mundo y su mayor exportador. Casi todos los autos nuevos vendidos en Brasil funcionan con cualquier combinación de gasolina y etanol.

* En el 2005, el país comenzó a producir biocombustibles para impulsar su economía local y reducir la importación por parte de la estatal Petrobras de 78.000 barriles de diesel y combustibles destilados al día.

En el 2010, espera producir 2.400 millones de litros, en su mayoría basados en soja. Por ley, todo el diesel vendido en el país debe estar mezclado en un 5 por ciento con biocombustibles.

* Los productores de biodiesel trituran granos de soja para extraer el aceite, luego venden la harina de soja como proteína para animales o consumo humano. El aceite es mezclado con metanol y otros químicos para hacer el combustible. La glicerina, un producto derivado del proceso, es vendida principalmente a la industria de los cosméticos.

* El Gobierno busca producir biodiesel con distintos cultivos, incluyendo aquellos que no son usados para consumo humano, como semillas de ricino.

Críticos dicen que estas campañas han desperdiciado dinero en cultivos ineficientes, en base a promesas irrealistas de que las plantas crecerían en suelo degradado y con poca agua.

* El sector del etanol en Brasil esta atravesando un proceso de consolidación que probablemente deje a un puñado de productores en control de la mayor parte de la producción.

La rentabilidad de la industria atrajo enormes inversiones del extranjero y las compañías casi duplicaron su participación en el sector entre el 2009 y principios del 2010.

* La industria del etanol ha sido duramente criticada por sus prácticas laborales, especialmente por su trato a los cortadores de caña de azúcar. Algunas firmas han sido acusadas de impedir que sus trabajadores renuncien, exponiéndolos a peligrosos incendios, y de ni siquiera darles agua.

Los mismos líderes de la industria han reconocido que esas condiciones laborales podrían contradecir la idea de que el combustible es "ecológico" y reforzar los obstáculos comerciales para su desarrollo.

La creciente mecanización de la industria podría ayudar a solucionar este problema, aunque hay preocupaciones por el desempleo que creará entre los trabajadores de la caña.

* Los críticos de los biocombustibles dicen que estos contribuyen al hambre en el mundo al fomentar un aumento en los precios de los alimentos, una acusación rechazada por los líderes de la industria brasileña. Afirman que extraer el aceite de la soja, por ejemplo, no reduce la proteína disponible porque la harina de soja igual se consume.

Sin embargo, los detractores señalan que el aumento de precios del aceite se ve reflejado en última instancia en toda la cadena alimenticia, dado que el producto doméstico está presente en muchos tipos de comida.

La Oficina Parlamentaria de Presupuesto de Estados Unidos determinó en un estudio del 2009 que el etanol hecho en base a maíz, usado a menudo para alimento ganadero y edulcorantes artificiales, ha causado incrementos en el precio de alimentos para los consumidores estadounidenses.

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?