| 8/22/2014 7:00:00 AM

Los pros y los contras de Bogotá 24 horas

Mayor empleo, nuevos negocios y mayor seguridad serían algunos de los aspectos positivos que expertos consideraron de la medida, pero de no hacerse bien, podría acelerar el mercado negro e informal de la ciudad.

La Administración Distrital, después de analizar los resultados de la rumba extendida en Bogotá, determinó que una buena medida para eliminar los establecimientos comerciales ilegales, recuperar zonas y mejorar la calidad de vida de los bogotanos, es mantener la ciudad despierta las 24 horas.

La propuesta fue discutida el pasado miércoles y Dinero.com consultó con expertos cuáles serían las ventajas y desventajas de ser implementada la estrategia que propone el Distrito.

Percepciones antes de implementarlo

Según David Hidalgo, investigador de Logyca, empresa de consultoría e investigación sobre logística, antes de ser implementada la propuesta, la ciudad debe tener un proceso mínimo de dos años en los que se eduque y concientice a la ciudadanía. “La ciudad tendría que implementarlo progresivamente por medio de pilotos y en dos años se tendría que hacer la planeación de infraestructura”, aseguró.

Los empresarios, por su parte, podrían recibir la propuesta como algo negativo al representarles gastos adicionales como el mayor número de empleados y el incremento en servicios. No obstante, Hidalgo consideró que, a mediano y largo plazo podrían ver los beneficios económicos de la medida, no sólo por el número de ventas, sino también, por la reducción de costos en combustibles y movilidad si logran planear su logística.

Los beneficios económicos y empresariales


Hidalgo aseguró que de ser implementada la propuesta, Bogotá tendría mayor equidad social y acceso a más servicios por la oferta de transporte público, mayor empleo y una tendencia de crecimiento económico en el comercio.

“Si hay una ciudad funcionando 24 horas significa que hay capital en movimiento lo cual para las empresas es muy bueno porque pueden tener clientes en cualquier momento. Los puede beneficiar también en que las empresas podrían optimizar sus procesos al tener una distribución establecida en la noche mientras que en el día su personal se puede dedicar a otras actividades”, dijo Hidalgo.

Para Eduardo Behrentz, decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de los Andes, la propuesta ampliará oportunidades de negocios al ser una estrategia de competitividad y un escenario para el entretenimiento con oferta cultural. “Esto dará un dinamismo económico que es bienvenido, que nos parece apropiado”, sostuvo.

Los contras de la medida

Los expertos consultados aseguraron que, de no realizarse una planeación juiciosa y minuciosa, la ciudad podría retroceder en materia de seguridad, calidad de vida y desarrollo.

Hidalgo aseguró que progresivamente habrá que revisarse las necesidades de los diferentes sectores, lo que de entrada generará altos costos. “Además del personal, los sistemas o usos de distribución de las empresas pueden cambiar”, dijo.

Por otro lado, añadió que la ciudad tendrá que revisar la viabilidad de la propuesta en materia de sostenibilidad ambiental por el incremento de ruido y la necesidad del alumbrado público.

Behrentz resaltó que, de no planificar y concientizar a los ciudadanos, la Bogotá 24 horas podría generar una promoción a una oferta ilegal, informal y pirata en todos los sectores económicos y sociales de la capital. “De no hacerse bien será un promotor de piratería e inseguridad”, subrayó.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?