| 10/26/2013 4:10:00 PM

Las murallas se venden bien

Se aumentó en un 61% los ingresos, se realizaron obras de restauración y se formalizó el sistema de guías turísticos.

El primer año de administración de los bienes patrimoniales de Cartagena a cargo de la Escuela Taller arroja un balance positivo ya que los ingresos se aumentaron en un 61%.

Estas acciones hacen parte del Plan Estratégico para la administración de las fortificaciones proyectado por la Escuela Taller de Cartagena y aprobado por el Ministerio de Cultura.

Uno de los avances más significativos es el aumento de los ingresos generados por la entrada de visitantes al Castillo San Felipe de Barajas, Museo de las Fortificaciones y Fortalezas de Bocachica, por la venta anticipada de boletería y los arriendos temporales y permanentes.

Entre los meses de octubre de 2012 (fecha de inicio del contrato con la Escuela Taller) a septiembre de 2013 los ingresos ascienden a $5.600 millones, lo cual representa un incremento del 61% con respecto a la vigencia de 2010, año en el que se presentó el mayor recaudo por parte de la Sociedad de Mejoras Públicas de Cartagena, la cual administró durante veinte años las fortificaciones.

Respecto a las estadísticas de visitantes a los monumentos, es de resaltar una constante en el ingreso de público, aún en los meses de temporada alta. El total de visitantes en lo corrido del año asciende a 370.161 visitantes.

Por otro lado, dentro de las acciones de restauración y revitalización se encuentra la habilitación de pasaje que comunica al Baluarte Santa Catalina del cordón amurallado con la Avenida Rafael Núñez.

Además, se abrió la mina que comunica al Baluarte Santa Catalina con el Espigón de la Tenaza y se habilitó el Baluarte San Ignacio para el tránsito peatonal. Este tipo de acciones se enmarcan dentro de una estrategia del Ministerio de Cultura que busca abrir espacios para que las personas puedan crear sus propias rutas y recorridos y disfruten de este patrimonio.

Además, se suscribió un contrato con el Instituto Geográfico Agustín Codazzi para realizar los avalúos de las bóvedas y baluartes que actualmente se utilizan como espacios comerciales y culturales, como la venta de artesanías.

El Instituto aplicó un modelo para calcular el valor económico del uso temporal de inmuebles patrimoniales, diseñado por la Universidad de Holguín de Cuba, e implementado con gran éxito en ese país. Así, se podrá calcular los cánones de arrendamiento que deberán ser cancelados por los arrendatarios.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?