| 11/27/2013 5:43:00 AM

Amenazan a los viejos con más Pico y Placa

Contrario a lo que el alcalde de Bogotá Gustavo Petro había prometido de reducir el pico y placa, actualmente la administración distrital estudia la posibilidad de aumentarlo para los carros viejos.

Hace unos días el secretario de Movilidad del Distrito, Rafael Rodríguez, señaló públicamente que se adelantan estudios para restringir la movilidad a vehículos con más de 15 años de antigüedad, lo que sorprendió a los bogotanos porque contradice el objetivo inicial del alcalde Gustavo Petro de reducir la restricción.

Esto sucede poco después de que la Secretaría de Movilidad  (SMD) anunciará las medidas restrictivas para el tránsito de los vehículos de carga, las cuales se empiezan a aplicar desde la semana entrante.

Por supuesto, los que protestan son aquellos conductores dueños de vehículos modelo 98 o anteriores, pues argumentan que pagan impuestos y otros requerimientos para movilizarse como el seguro obligatorio y la revisión técnico-mecánica, tal y como lo hacen todos los dueños de un carro en el país, luego “¿por qué nos tendrían que limitar el derecho a sacar nuestros vehículos?”

De acuerdo a información de la SMD, la propuesta de restricción a los vehículos viejos surge por un modelo similar que se aplica en Ciudad de México, donde los automotores con más de ocho años no transitan un día a la semana.

Además del aporte en la movilidad, la medida tiene un propósito ambiental, pues para nadie es un secreto que los vehículos nuevos vienen con tecnologías que reducen la contaminación ambiental, por lo menos así sucede en el D.F.

Sin embargo, en México, particularmente en la capital, los créditos para adquirir vehículo nuevo son bajos y en algún momento existió un plan de chatarrización para impulsar la modernización del parque automotor.

En Colombia, los créditos para comprar vehículos continúan siendo muy altos y, a pesar de ello, las entidades financieras han facilitado el endeudamiento lo que ha permitido reducir el promedio de antigüedad del parque automotor.

En todo caso, la indignación por parte de los dueños de vehículos viejos está latente, pues si la medida, tal y como sucede en México, tiene como objetivo proteger el medio ambiente, señalan que la administración distrital tiene problemas más graves de contaminación en los vehículos de transporte público que no ha podido solucionar, en la industria y en el mismo sistema de recolección de basuras.

De esa manera, el único argumento sería la movilidad, pero el parque automotor a 2012, según cifras de los vehículos registrados ante el RUNT y cifras del Ministerio de Transporte, excluidas las motocicletas, asciende a 4.107.927 vehículos. La edad promedio del parque automotor en Colombia es de 16 años.

Los automóviles representan el 61% del total del parque con 2.507.603 carros. Los camperos y camionetas entre los dos suman un 16% con 1.097.504 millones. Por su parte,  los buses, busetas y microbuses representan el 5% del total del parque con 230.232 vehículos. Los camiones y tractocamiones representan en su conjunto el  6% con 238.732 unidades, y finalmente, las volquetas un 1% con 33.446.

La directora de la Cámara Automotriz de la Andi, María Juliana Rico, dice que en Bogotá la edad promedio de los vehículos es de 7 años, por lo que se puede concluir que la restricción para los vehículos viejos no beneficiará significativamente a la movilidad.

“La frase coloquial en Bogotá cuando se trata de la movilidad es: A Bogotá no le caben más carros.  Lo cierto es que las ciudades deben planearse para su  crecimiento y el análisis correcto es kilómetros de vías construidos frente al parque automotor y el tamaño de su población,  lo anterior en comparación con otras capitales de Suramérica”, dice la directora de la Cámara Automotriz.

Argumenta que la solución de la movilidad en Bogotá pasa por una política integral de desarrollo de largo plazo que atienda las necesidades de la ciudad. Para ello es necesaria la planeación del desarrollo de la infraestructura vial, el mejoramiento del servicio de transporte público con calidad, seguridad y oportunidad.

Se trata de un tema urgente, pues María Juliana Rico argumenta que Colombia ha subido a la clase media desde la pobreza entre 10 y 12 millones de personas en los últimos 10 años, cifras proporcionalmente parecidas a las de China o Brasil. 

Así las cosas, en  Bogotá el 69% de las ventas de vehículos se hacen en los estratos 1, 2, 3 y 4, rompiendo el paradigma de que los carros son para los ricos. Es decir, el panorama es de más carros en la red vial.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?