| 11/6/2014 1:00:00 PM

Otro atentado a la infraestuctura petrolera

Ocurrió en inmediaciones de la vereda La Guayacana, del municipio de Tumaco, en el departamento de Nariño, limítrofe con Ecuador, señaló Ecopetrol en un comunicado en el que rechazó las "acciones violentas contra trabajadores de contratistas".

Un trabajador de la industria petrolera muerto y tres más heridos dejó un atentado con explosivos contra un equipo técnico que se disponía a reparar un tramo dinamitado del Oleoducto Transandino en el sur de Colombia, informó Ecopetrol.

De momento, las autoridades no han atribuido este atentado a ningún grupo ilegal, pero en esa zona tienen una fuerte presencia las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y en menor proporción el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Ecopetrol agregó que Chapuesgal "estaba vinculado a la empresa Consorcio PMA y se disponía a realizar labores de reparación del Oleoducto Transandino, luego de la voladura por atentado que se registró en la mañana de este miércoles en el kilómetro 234" de la tubería.

"Ecopetrol rechaza enfáticamente estos actos violentos que atentan contra la vida de las personas, vulneran los derechos humanos, ponen en riesgo la integridad de las comunidades e impiden el libre ejercicio del derecho al trabajo", añadió el comunicado. El pasado 17 de septiembre otros dos contratistas de Ecopetrol fueron asesinados cuando reparaban el oleoducto Caño Limón-Coveñas en una zona rural del municipio de Teorama, en el departamento de Norte de Santander, por guerrilleros del ELN, grupo que días después reconoció el crimen y lo atribuyó a un "error".

El 29 de junio, el ELN atacó también el campamento principal del Caño Limón-Coveñas en el departamento de Arauca, dejando heridos a 13 civiles que participaban en una celebración religiosa dominical.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?