| 4/8/2009 12:00:00 AM

Altos precios del cacao no llegan a agricultores

Los altos precios internacionales del cacao que en promedio han estado por encima de US$2.500 por tonelada en el primer trimestre del año, no se han reflejado en el precio de compra al productor nacional.

Esta es una de las principales concluisones que hizo el Presidente Ejecutivo de la Federación Nacional de Cacaoteros (Fedecacao), José Omar Pinzón Useche, al hacer el balance del sector en el primer trimestre del año.

Al hacer el balance del primer trimestre del año, el directivo mostró cómo el precio interno se ha mantenido estable en un rango que no supera los $4.500 por kilo, significando esto que el productor ha dejando de percibir alrededor de $1.200 por kilo, porque internamente no se tiene en cuenta la cotización del mercado mundial sino la determinación del precio que hacen los pocos compradores.

Además, recordó, que el cacao colombiano ha sido catalogado como fino de sabor y aroma por parte de la Organización Internacional del Cacao (ICCO por sus siglas en inglés) lo que le daría una prima extra en los mercados externos, con lo que la pérdida del ingreso del cacaocultor colombiano es aún mayor.

Por eso, dijo, en momentos en que los mercados internacionales de materias primas blandas, entre las que está el cacao, están preocupados por la crisis económica mundial y los compradores tratan de abastecerse de cacao, los agricultores colombianos tendrían una gran oportunidad y no estarían dependiendo de grupo reducido de compradores como opera hoy día el mercado doméstico del cacao.

“No puede la industria colombiana continuar manejando la comercialización del país como lo está haciendo hasta ahora, desconociendo que nuestro cacao es de sabor y aroma, sin pagar el precio justo con el sobreprecio que el mercado mundial reconoce a este tipo de productos”, afirmó Pinzón Useche, al tiempo que señaló que el compromiso de los productores está primero con el abastecimiento interno del grano, pues el país aún no es autosuficiente.

Por eso, de la mano del Gobierno Nacional a través del Ministerio de Agricultura y con otras entidades del orden nacional, regional e internacional, se viene trabajando en la ampliación del área con materiales resistentes y de mayor productividad, a fin de lograr que en el corto plazo se tengan excedentes exportables, que es la gran meta trazada para el 2012 y que, como van las siembras, se podrá alcanzar en menos de dos años.

Aseguró el directivo que “si se produce cacao y no se labra el camino para colocarlo en el mercado externo para cuando haya abundancia, en un futuro muy cercano, los problemas que nos esperan serán demasiado complejos que no permitirán sino el estancamiento de la cacaocultura colombiana o quizás su desaparición”.

De allí que se requiera el compromiso de todos. Los productores deben capacitarse y aplicar las enseñanzas que los técnicos de la Federación recomiendan especialmente en el beneficio postcosecha, pues el mercado internacional demanda chocolates con sabor a cacao el cual se obtiene con granos bien fermentados y esa labor indudablemente le corresponde a propios cacaocultores.

Así mismo, planteó que es necesario revisar la normatividad existente sobre los precios de referencia que aunque sirva únicamente para liquidar la cuota de fomento, debería fijarse el precio mínimo exigido por la ley, teniendo en cuenta variables imprescindibles como los precios internacionales y la calidad de nuestro grano, que es fino de sabor y aroma, lo que lo hace acreedor a primas adicionales a los precios pagados por los cacaos corrientes que se negocian en la bolsa de New York y Londres.

Es importante mencionar que al cacao no se le está dando el mismo tratamiento que tienen los demás fondos de los distintos productos existentes en el país en los cuales sí se está fijando semestralmente el precio de referencia, concluyó el directivo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?