| 11/4/2011 10:22:00 PM

Alfonso Cano, el último de los ideólogos de las Farc

‘Alfonso Cano’, el abatido jefe de las Farc, era quizá la última reserva ideológica con la que contaba el movimiento guerrillero del país. Datos inéditos de Inteligencia Militar.

Antropólogo de formación, Guillermo León Sáenz –su nombre de pila era un experto en la doctrina marxista y en la década de los 70 fue alumno aventajado de la Universidad Patricio Lumumba de Moscú, donde la Unión soviética contribuía a la información de los cuadros de los movimientos revolucionarios del Tercer Mundo.

Un informe del D-2 (Departamento de Inteligencia de las Fuerzas Militares), conocido por Dinero.com señala que ‘Cano’ nunca fue un estratega militar ni un experto en táctica de guerra de guerrillas, sino que su misión era mantener viva entre los cuadros de la insurgencia una doctrina cuyos paradigmas tambaleaban con el avance de los procesos de globalización y las grandes transformaciones mundiales.

De hecho, era el encargado de producir las agendas temáticas de las conferencias del Secretariado de las Farc y de actualizar las cartillas reclutamiento de jóvenes para Una guerrilla que hoy vive la mayor crisis militar y política de su historia.

Después de las muertes de Manuel Marulanda Vélez, Tirofijo; de ‘Raúl reyes’ y del ‘Mono Jojoy’, Cano –muerto por las contraguerrillas del Ejército en las montañas del Cauca-, se enfrentó durante los últimos días de su vida al predicamento de replantear las estrategias de combate o decidirse por un proceso político de paz que jamás cristalizó.

Su regusto por las ideas de izquierda comenzó a forjarse en el año de 1969, cuando ingresó a la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional, donde cursó diez semestres. Su actividad académica era combinada con su activismo en las líneas de la Juventud Comunista (Juco).

Antes de abandonar a su esposa y a su hijo para internarse en las trincheras de la guerra armada, estuvo detenido en tres ocasiones por tareas de agitación política y por la organización de cuadros que proveían apoyo a la revolución sandista que triunfó en Nicaragua en 1985.

De 63 años, acusaba problemas de salud. Una desviación lumbar y problemas renales limitaban su capacidad de movimiento, pese a lo cual en los últimos meses logró remontar las montañas del Cañón de las Hermiosas para buscar refugio en el Cauca, donde finalmente fue sorprendido por las tropas.

En línea de sucesión se encuentran ‘Timochenco’ –improbable sucesor dada su edad- e Iván Marquez, quien según los servicios de inteligencia tiene refugio en Venezuela.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?