| 7/13/2016 10:57:00 AM

Alerta por aumento en robo de cables a redes telefónicas

La ETB ha sufrido 10 ataques diarios este año y los delincuentes están haciendo su agosto también en el Área Metropolitana de Medellín, Cali, la Costa Atlántica y el Eje Cafetero.

El robo de cables de la red de telefonía fija se disparó este año de acuerdo con Andesco, el gremio de las empresas de servicios públicos. La entidad señala que los incidentes están rompiendo todos los registros históricos y generando alarma. 

Solo en Bogotá la ETB ha sufrido cerca de 10 ataques diarios a su infraestructura, por estos hechos se han visto afectadas cerca de un millón de líneas fijas. Sin embargo, los casos en el Área Metropolitana de Medellín, Cali, la Costa Atlántica y el Eje Cafetero también aumentaron. 

"Si bien en los últimos años esta modalidad delictiva estaba en un proceso de disminución, en lo que va corrido del año 2016, la frecuencia de estos actos que perjudican la prestación del servicio y generan cuantiosas pérdidas a los operadores se ha disparado", dijo Andesco en un comunicado. 

Andesco advirtió que sus asociados han tenido que hacer nuevas inversiones para blindar su infraestructura y que la persistencia de los robos está limitando la capacidad de atender a los usuarios a tiempo. 

¿Para qué se roban los cables? 

Los cables de la red de teléfonos tienen un alto porcentaje de cobre, que después puede venderse como chatarra en el mercado negro. La chatarra es un mercado muy informal pero lucrativo. Parte de la chatarra puede exportarse o revenderse internamente. 

Los ladrones usan toda clase de implementos para bajar los cables de los postes de las calles y revenderlos después, lo que incluye ganchos y otros elementos. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?